siguenos
X Men: Días del futuro pasado

por Paola Del Castillo // @paodlcastillo

 

ATENCIÓN:
ESTE TEXTO CONTIENE SPOILERS

 

No hay nada mejor que los viajes en el tiempo o que los mutantes. Bueno, sí: los viajes en el tiempo con mutantes. Con la séptima entrega cinematográfica de X-Men comprobamos que, a 14 años del estreno de la primera película y a pesar de malogrados spin offs, la franquicia sigue en excelente condición.

Bryan Singer (Sospechosos comunes, 1995) regresa como el hijo pródigo, inyectándole toda la emoción y humor que tuvieron los primeros dos filmes, uniendo a las versiones jóvenes de los personajes que vimos en First Class (X-Men: Primera Generación, Vaughn, 2011) con los que han estado presentes desde la primera entrega y algunos otros nuevos como Bishop, Warpath, Sunspot y Blink.

La historia de X Men: Días del futuro pasado (X-Men: Days of Future Past, Singer, 2014), basada en el cómic homónimo de 1981, se sitúa en el futuro distópico de 2023, donde mutantes y humanos (que podrían engendrar mutantes) son cazados y aniquilados por robots gigantes llamados centinelas, los cuales pueden adoptar otros poderes para combatir a sus presas, volviéndose casi invencibles. Con la ayuda de Kitty Pryde, Wolverine deberá viajar en el tiempo a 1973 para impedir, con la ayuda del joven Charles Xavier y de su enemigo íntimo, Erik Lehnsherr, la serie de eventos que crearon el programa centinela.

Los más aficionados encontrarán varias diferencias entre la historia original y esta adaptación, pero (casi) todos los cambios tienen una buena justificación. Para empezar, Kitty es la que viaja en el tiempo en el cómic, pero en este caso es Wolverine, quien debido a sus poderes regenerativos, es el único capaz de soportar el viaje. Después de todo, Hugh Jackman ha sido el principal protagonista de todas estas cintas, así que ese cambio era de esperarse. Por otro lado, en la historia original no viajan a 1973 sino a 1980, y el futuro tiene lugar en 2013 no en 2023. Obviamente estando en 2014 nadie creería un futuro distópico situado en 2013, y parece más llamativo un set y vestuario basado en la década de los setenta que en los ochenta, además de que se aprovechan elementos históricos de esa década, como la Guerra de Vietnam.

Otro suceso histórico que aprovechan atinadamente es el atribuirle a Magneto el asesinato de John F. Kennedy en 1963, sin embargo, arruinan el misterio con la razón que da Erik sobre por qué sucedió dicho homicidio.

Otra gran diferencia con la historia original es que el evento que desata el lanzamiento del programa centinela es el asesinato de Bolivar Trask, mientras que en el cómic se trataba del senador Robert Kelly, quien murió en X-Men (2000). La asesina en ambos casos es Mystique, sin embargo, en la película deciden atribuirle a ella el que los centinelas del futuro sean prácticamente invencibles —estilo Nimrod— debido a que, gracias su habilidad de imitación, los centinelas pueden imitar los poderes de otros mutantes.

Por ello Mystique tiene un gran protagonismo en la cinta, aunque hay que recordar que la mutante sólo puede cambiar de forma, mas no replicar poderes. Dicha habilidad es de Rogue, pero: 1) Darle nuevamente un papel protagónico a la Rogue de Anna Paquin nos mataría de sueño; 2) Rogue aún no había nacido en los 70, y 3) Es Jennifer Lawrence.

En cuanto a la línea de tiempo del futuro, los nuevos mutantes resguardados en un monasterio chino muy al estilo de Mortal Kombat, nos regalan las mejores secuencias de peleas de la cinta, especialmente gracias a Blink, quien destaca con sus portales y la forma en la que sus compañeros mutantes los usan para atacar. Por el contrario, casi no se muestran las habilidades del gran guerrero Warpath, como su súper fuerza o vuelo, limitándolo a ser simplemente un sidekick de Blink.

Otro nuevo personaje que podemos ver en el filme (en los setenta), es Quicksilver, a quien nunca se le llama por ese apodo, pero que resulta ser una gran sorpresa a pesar de su ridículo atuendo y tinte plateado. Sí, el mutante dista mucho de su versión original empezando porque, debido a cuestiones de derechos sobre el personaje, no puede mencionarse que Pietro Maximoff —en la cinta simplemente Peter— es hijo de Magneto (aunque un chiste hace referencia a ello) y Wanda Maximoff, alias Scarlet Witch, no aparece como su gemela sino como su hermana menor sin aclararnos si es mutante o no. Quicksilver resulta ser el personaje más divertido y gracioso de la cinta, convirtiéndose en un gran comic relief, cuyo aspecto físico incluso puede ser perdonado debido a que embona bien con la personalidad “punk” del personaje.

Evidentemente, cuando se maneja una trama que involucra viajes en el tiempo y paradojas es fácil crear hoyos en la trama que parecen no tener sentido y esta película no es la excepción. El mayor hueco en realidad no es propio de este filme, sino de la escena post-créditos de Wolverine: Immortal (Mangold, 2013). Al concluir dicha cinta, la cual sucedía en el presente, el Profesor Xavier y Magneto acuden a Logan para pedirle su ayuda para los eventos que veremos en esta película. ¿Cómo podrían los Xavier y Magneto de 2013 saber lo que sucedería en 2023 si Kitty Pryde asegura al inicio de la cinta que el máximo que ella ha mandado a alguien a través tiempo ha sido un mes, no una década?

Y si ya nos clavamos mucho, otro pequeño detalle que parece contradecir las líneas de tiempo: Al final de la cinta Logan regresa a la actualidad, la cual ha cambiado debido a que, en la nueva línea de tiempo, los eventos relacionados a Magneto, que sucedieron en las tres primeras películas, podrían no haber ocurrido jamás. En ese caso, ¿por qué Rogue tiene un mechón de cabello blanco si, conforme a este universo cinematográfico, ese mechón lo obtuvo como consecuencia de estar expuesta a la máquina creada por Magneto en la primera cinta?

Sin embargo, en general casi toda la historia se resuelve atinadamente, logrando replicar la emocionante historia original con eventos en diferentes décadas que en realidad suceden simultáneamente. En general, el filme es todo lo que se esperaba de él y más: Mutantes, viajes en el tiempo, acción, humor, peleas y un gran elenco. Con la puerta abierta para Apocalypse (recomendamos estar atentos al final). A pesar de los años y altibajos, X-Men sigue evolucionando tal y como lo hacen sus personajes, reafirmando su puesto como la franquicia de cómics más longeva del cine hasta ahora.

 

20.05.14



Extraordinerd


@Extraordinerd
Vortex de universo geek y cultura pop. Cine | Cómics | TV | Videojuegos.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*