siguenos
TIFF 2014: Óscar Ruiz Navia y Gerylee Polanco


 

por Naomi Tokumasu

 

Tuve la oportunidad de entrevistar al director y a la productora de Los hongos (2014), Óscar Ruiz Navia y Gerylee Polanco, momentos después de ver la película y estar en la sesión de preguntas y respuestas con el público.

 

¿Cómo sintieron las preguntas del público del TIFF?

GerySon muy profundas. Ponen atención a cosas que Óscar pensó y en las que mucha gente no repara. Creemos que la del TIFF es una audiencia muy sensible que permite que uno diga, “claro, lo que yo pensé se lo está preguntando alguien también”. Lo que bastante trabajamos en nuestras películas es conectar con la audiencia a través de pequeñas metáforas que tiene la película.

Óscar: Hay preguntas que no me han hecho en ninguna parte. De cositas que igual son muy importantes para mí, ¿no?

GeryQue se la pillan.

ÓscarSí. Como que se la pillan. Como cosas que surgen de todo eso que uno ha visto, de cierta cinefilia, como esa conexión con nuestra cultura y la cultura acá, en esas pequeñas cosas, me satisface muchísimo y creo que eso ya paga todo este viaje. Con ese hecho me parece que ya valió la pena venir hasta acá y todo.

 

Se me hizo muy interesante cuando dijiste que tu intención no es contar una historia sino más bien mostrar las complejidades de la sociedad. Esas complejidades, por una parte eran globales (hablaban del género y la sexualidad y la familia y el feminismo) y por otro lado eran muy locales. Como latinoamericana sentí, que esto es América Latina, ¿no? La política y la violencia. Siento que pusiste mucho énfasis en eso, en el aspecto político y en el aspecto del movimiento, cuando hablas sobre la primavera árabe. ¿Cuál es tu comentario al respecto?

Óscar: Sí pues evidentemente toda la película se mueve entre el concepto de los hongos, como seres vivos que surgen en contextos de descomposición, entonces como que todos los personajes de la película son hongos. Son seres vivos que aunque tienen alrededor un contexto de descomposición, son como una representación de la vida, se resisten a pesar de todo ese tipo de dificultades. Digamos que ahí está la metáfora de la película.

Yo quería evidenciar que había contextos que son complejos, hay cierta opresión, cierta represión, falta dinero, problemas cotidianos, pero en medio de todo está la esperanza o la vida de estos jóvenes que están ahí... No es una visión ingenua de la sociedad. A veces quedarse en la destrucción simplemente y en la protesta destructiva… ¿qué hay más allá de eso? ¿Cómo podemos ir más allá de eso? Es como tratar de construir algo. Y pienso que el arte es una buena manera. Llegarle a la gente con ideas renovadoras y plantearle cosas que nadie dice, como con mucha irreverencia. Salirse a veces de los protocolos, de lo que siempre nos están diciendo y construir una reinvención. La película es también sobre la reinvención. Reinventar todo lo que tenemos. No seguir como siempre con lo mismo, la misma tradición. Y ya a nivel estructural la película se construyó tratando de retratar cada universo de cada personaje de una manera muy coherente con cada uno. Entonces, por ejemplo, la abuela tenía su propio universo, el padre, también la madre de Ras, como que está en su mundo, pero en ningún momento entro a juzgar si está bien que esté haciendo religión o no, sino que pues ella está ahí como en su búsqueda, todos los personajes están buscando en la película y todos tienen problemas, pero todos están luchando.

Siento que el contexto japonés vive una paz política que no puedes creer. Y entonces ver esas imágenes en este contexto, siento que es muy contrastante, es muy diferente. Y a mí personalmente me da gusto que estas cosas salgan a este mundo.

ÓscarBacano, sí. Evidentemente esta es una sociedad muy obediente. Pero la desobediencia civil también es importante. En nuestros países el gran problema es esa clase política corrupta. Entonces, ante eso hay que rebelarse. No se puede seguir más con eso.

 

Pero a la vez retratas todo de una manera muy natural. Incluso cuando detienen a los muchachos y los dejan en quién sabe qué lugar perdido, ellos lo que hacen es encontrarse en ese paisaje y meterse al agua y subirse al árbol, es como lo que dices, como el rencuentro...

Óscar: Sí. Exacto. En Colombia decimos "mamarle gallo" a todos esos sinvergüenzas. Mamarle el gallo es como...

GeryNo tomar en serio. No nos importa. Vamos a ser libres.

Óscar: No quedarse simplemente en la crítica de eso, sino superar eso. Y como “vamos pa' lante”. Tener mucha actitud frente a todas esas dificultades. Y es muy consecuente eso con nuestra idea de cine, nuestra productora.

 

¿Cuál es su idea de cine?

Óscar: En las películas que hemos hecho y lo que estamos haciendo, estamos creando un camino de cine independiente alternativo que de pronto no existía mucho en Colombia. Obviamente no solamente nosotros, pero ya era necesario que hubiera este tipo de propuestas en nuestro país también, como que se salieran del protocolo. Y entonces siempre hemos querido hacer que surjan de propuestas personales, que exploren nuevas formas de producción, por ejemplo, atender con mucha rigurosidad ciertas problemáticas contemporáneas.

Y un respeto por el arte del cine. Somos cinéfilos, nos encanta la historia del cine. Para nosotros esto no es hacer producto y venderlo; hay una forma de vivir, un proyecto de vida, de ir mostrando y haciendo memoria de nuestro tiempo a través de este tipo de propuestas. Pero queremos mantener la independencia siempre, cine libre siempre, no queremos vender nuestras almas a nadie. Esto es muy importante. Y creo que mucha gente, los skaters, los artistas de grafiti, son marginales en la sociedad, y tal vez por un momento pueden ver en la pantalla algo que es parte de lo que ellos hacen. Así que esto es muy importante para nosotros. El eslogan de la campaña es "Nunca más guardaremos silencio". Y yo creo que las películas de arte pueden ser populares. Este es nuestro sueño: cine libre popular.

Es curioso que digas "memoria de nuestro tiempo", porque sí siento que es muy contemporánea, justamente tocas todos esos elementos que ahorita están en ebullición.

Óscar: La verdad es que es una película que surge como en muchos dolores míos. Digamos que obviamente como director y guionista principal surge mucho de mí, pero luego obviamente están todos mis compañeros, que se contagian de esas ideas, y al final termina siendo una cosa pues obviamente de todos, pero es una película que yo quería hacer para plantear cosas que me estaban pasando, en muchos aspectos. Y es muy emocionante cuando a la gente le llega la película, porque ahí es cuando uno siente que vale la pena todo este esfuerzo.

 

¿Cuánto se tardaron haciéndola?

Gery¿Cuatro años? Realmente la etapa de desarrollo de esta película fue bastante larga. Duró como casi dos años. Hacer la investigación, el casting (fue bastante extenso), y luego los procesos normales de pre-producción, rodaje, ir fondeando poco a poco.

ÓscarYo hice primero un proceso de escritura en Francia, con una residencia que me gané en el Festival de Cannes, entonces me llevaron allá, y empecé a escribir. Pero no avanzaba nada, porque no tenía el trabajo de campo. Entonces, desde ahí planteé que cuando regresara a Colombia yo iba a gastar un tiempo dedicado a la cuestión de meterme en el mundo juvenil. La forma de entrar a ese casting, como haciendo entrevistas a chicos, de diferentes estratos sociales, y eso fue muy rico para nutrir el guión para nutrir todas las propuestas, y también poder entender la juventud ahora. También conocer las dinámicas de los pelados. Entonces, siempre habíamos pensado que íbamos a necesitar un tiempito.

¿Por qué la decisión de que no fueran actores profesionales?

ÓscarPues a mí me gusta. Es una cosa muy personal del tipo de puesta que quieres crear en el espectador. Cuando tienes un actor muy famoso se siente ya una mentira muy explícita. Y los actores no profesionales que hacen personajes que son ellos mismos prácticamente, que te lleva a un efecto de verdad que es mucho más contundente, por más que luego ellos no actúen dentro de la lógica de lo que es actuar bien. A veces en algún momento uno los siente que repiten. Son ellos, hay una ambigüedad que para mí es importante. Se vuelven casi como documentales de los actores.

Gery: Hay una mezcla entre la realidad y la ficción, y eso también se ha visto en las otras películas. Si uno ve en La Sirga (Vega, 2012) o El vuelco del cangrejo (2009), casi todas las películas tienen esta tendencia de que los actores realmente se vuelven también co-escritores de ese guión: hay una idea de un personaje, llega alguien que va a llenar todos los vacíos y va a hacer crecer las ideas que hay ahí.

Óscar: Godard dijo que una buena ficción es un documental de los actores, y yo creo firmemente en eso. Hay un juego ahí entre verdad y mentira que a mí me fascina. Hay una originalidad y una autenticidad, porque Ras es Ras. Ras no está pretendiendo ser otro. Eso a veces es difícil de entender porque hay una visión muy conservadora de lo que tiene que ser el cine. Dicen que el cine tiene que ser o literatura filmada o teatro filmado, pero en el cine se pueden explorar otras cosas. No quiere decir que esté cerrado a los actores, pero hasta ahora he preferido trabajar de esta manera. Tratamos de que los actores sean muy parecidos a ellos.

Fui cambiando la historia dependiendo de las personas que encontré. Pero me gustaría precisar que el hecho de que la película tenga elementos reales no quiere decir que sea una película neorrealista, porque no estoy buscando eso. Yo trato de encontrar actores que son reales, o insumos reales, pero a partir de eso crear algo que es cercano a la ensoñación.

 

02.11.14



Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
07.11.14
Espina dice:
Excelente entrevista
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*