siguenos
Mazinger Z: Infinity

Un mecha de segunda generación entra en combate

por Joel Gustavo

Un aporte gigantesco de Japón a la cultura popular comprende las historias de aventuras alrededor de robots colosales. Estas narraciones, el llamado género mecha, fueron activadas a mediados del siglo pasado en forma de mangas creados por Osamu Tezuka (Astroboy, 1952) y Mitsureru Yokoyama (Ironman 28, 1956). Posteriormente a inicios de los años setenta una asiduo lector de las aventuras de Ironman 28, Kishioshi Nagai (mejor conocido como Gō Nagai) creó y publico Mazinger Z, manga que rápidamente fue adaptado a televisión, situación que lo convirtió en uno de los mechas icónicos del siglo XX.

En 2017, Mazinger cumplió 45 años defendiendo el planeta Tierra –tanto en mangas como en series de televisión y películas– razón por la cual el estudio japonés Toei produjo el largometraje animado Mazinger Z: Infinity, una cinta espectacular dirigida por Junji Shimizu, capaz de retar la atención del espectador por su estructura narrativa y la galaxia de personajes que viven (o mueren) en pantalla. Las siguientes líneas  por una parte abundan en estas cuestiones y por otro son un homenaje en sí mismo a un mecha estimado por millones de fans del mundo entero.

Infinitas realidades, infinitos bienes y males

La historia de Mazinger Z: Infinity se desarrolla 10 años después de la última batalla de Mazinger en contra del Mazinkaiser, los otrora adolecentes Koji Kabuto, Sayaka Yumi, Shiro, Boss y su pandilla se han convertido en adultos y mantienen estilos de vida diversos, no obstante, todos enlazados al legado de paz y prosperidad producto de la victoria de la legión Mazinger sobre el Doctor Infierno. La energía fotónica permite la recuperación global después de una crudelísima robot war, sin embargo, esta paz mundial depende del aprovechamiento eficiente de la energía fotónica y su tecnología, así mismo del misterioso fin que guarda Lisa, una humanoide encontrada en el interior de la maquinaria más colosal de la saga, el Mazinger Infinity.

Por otro lado, cabe señalar que la trama de la película demanda un espectador no solo familiarizado con los personajes de la franquicia, sino atento a la pantalla, pues varias historias paralelas y sincrónicas se desarrollan en la película, es decir, la gran batalla decisiva de Mazinger Z en contra el ejercito de. Dr. Infierno se desarrolla en pantalla varias veces, de diferentes formas y posibles resultados. Lo cual significa un acierto narrativo en términos de dar espacio a toda la galaxia de personajes que ahora componen este linaje mecha, pero un problema visual y temporal por el espacio que esto demanda. La historia se mantiene y apasiona, sin embargo, satura al espectador.

¿Vivirías de nuevo todo lo bueno y todo lo malo?

Algo que distingue las películas animadas japonesas más conocidas mundialmente es la dimensión moral que integran en sus narraciones. Mazinger Z es el sincretismo de las raíces lingüísticas japonesas Ma (demonio), Jin (dios) y la palabra “Energer”, el nombre que Nagai pensó originalmente para el gigantesco androide. Esta suma de significados explica la dualidad moral entre el bien y el mal que el mangaka quiso representar en Mazinger, una obra de ingeniería robótica capaz de ser un dios o un demonio según sea utilizado su poder. Además, es en este conflicto permanente y la posibilidad de elegir entre el bien por encima del mal, donde Koji Kabuto y sus aliados se transforman en personajes y temas universales conectados a la imaginación de viejos y nuevos fans de la serie.

Cinematográficamente, Mazinger Z Infinity representa un logrado homenaje para un mecha de segunda generación y una historia ligada a las emociones de diferentes edades. Es una pena que la película llegara a los cines de México meses después de su entreno en otras latitudes…

 

12.04.18

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*