siguenos
Tres rostros distintos de la misma moneda

por Luis Backer

 

El cineasta iraní más celebrado de los últimos años regresa a las pantallas luego de un drama legal que terminó con la libertad condicional para el realizador tras una huelga de hambre y gracias al apoyo de la comunidad cinematográfica internacional, sin olvidar las no menos importantes firmas recopiladas en populares webs de buena voluntad. A cambio de una cuantiosa multa, la amenaza de volver a pisar la prisión y el regreso al arresto domiciliario, el maestro de la nueva ola iraní nos deleita con esta entrega que es una película.

Para Panahi, la censura y los obstáculos políticos han sido fuente de inspiración y el motor creativo más importante durante los últimos años. En 2011 nos asombró con This Is Not a Film, la película que rodó al interior de su casa con un modesto iPhone durante su arresto domiciliario. Luego vendría Pardé, también conocida como Closed Curtain (2013), en donde Panahi vuelve a enclaustrarse para abordar la melancolía a través de la voz de un guionista que nos remite a los diálogos de aquel Pirandello de Seis personajes en busca de autor.

Así, el cineasta iraní poco a poco iría abandonado el cascarón para regresar a las calles, como lo hizo en Taxi (2015), película que le otorgó el Oso de Oro de la Berlinale de aquel año. En Taxi, Panahi emplaza su cámara al interior de un automóvil, lo cual le ofrece un restringido ángulo de visión. El cineasta opera la cámara con una manivela y así va contando distintas historias que son, en realidad, una serie de flashmob documentados en lo que para mí es una de sus más brillantes creaciones. Así, Mr. Panahi, como le suelen llamar en sus películas, fue articulando un lenguaje original en donde trasforma los límites del espacio cinematográfico valiéndose de recursos alegóricos y abstracciones para completar su narrativa.

Cuando afirmo que Tres rostros sí es una película, me refiero al sentido tradicional del concepto de película. En esta ocasión podemos ver —y sentir— un lenguaje mucho más libre: exteriores, interiores, movimientos de cámara más elaborados, incluso algunos travellings y todos esos elementos técnicos que seguramente extrañaba de aquellos primeros años de su carrera. También destaca el retrato costumbrista logrado por Panahi, que va desde anécdotas dignas del realismo mágico dotadas de un gran sentido el humor —como la del prepucio— para así completar el retrato de una sociedad conservadora que termina causando la desesperación y frustración de la protagonista(s).

El lenguaje barroco y el exceso de cordialidad de los habitantes no es más que hostilidad disfrazada. La sensibilidad femenina con que se aborda la historia permite que el director pase a ser un testigo del drama de estas dos mujeres que desafían los parámetros establecidos para su género en una sociedad conservadora, construyendo así una sutil defensa de los derechos y las libertades.

Siguiendo el hilo costumbrista, Panahi realiza numerosos homenajes a su mentor Abbas Kiarostami, particularmente a ¿Dónde está la casa de mi amigo? (1987), reelaborando el plano de las dos personas sentadas frente al pórtico, mientras que al final de la película se despide emulando el memorable y tal vez más estudiado plano en la filmografía de Kiarostami: la montaña seccionada por un camino en zigzag. También se pueden apreciar algunos guiños al Bresson de Au Hasard Balthazar (1966).

Imágenes de ¿Dónde está la casa de mi amigo? (Khane-ye doust kodjast?, Abbas Kiarostami, Irán, 1987)

Panahi comentó en entrevistas que se basó en una historia real sobre el suicidio de una jovencita que aspiraba a ser artista, pero las ideas conservadoras de su entorno la llevaron a quitarse la vida. En Tres rostros podemos comprender el retrato que Panahi realiza de sí mismo, ya que ha sido victima de persecución política en numerosas ocasiones, mientras que Behnaz Jafari, en su papel de actriz famosa, es respetada por aparecer en telenovelas y no por su talento u oficio, del cual incluso se burlan llamándolas “teatreras”.

Finalmente tenemos el drama de la chica que quiere ser actriz y que las costumbres de un pueblo perdido en las montañas se lo impiden. Spoileralert: Panahi nunca explica cómo es que se editó el video del supuesto suicidio de la chica en la película, ya que asegura que nadie en un pueblo perdido en la nada podría haberlo editado. Al final nos deja ese hueco en una película que por lo demás funciona perfectamente por su ritmo, naturalidad y sobriedad.

 

31.12.18

Luis Backer


@backersluis
Vigemonónico flâneur que escribe que escribe, sin comillas. M.A. en Literatura Comparada. A la realidad le gustan las simetrías, la ficción no tiene reglas. Para mayores informes: http://lavacamulticolorby.blogspot.com....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*