siguenos
Salvaje

La condición humana y la libertad como destino

por Paulina A. Vázquez

 

La conmovedora actuación de Félix Maritaud (Léo, el sexoservidor) es, sin dudas, uno de los aspectos más destacables de Salvaje (Vidal-Naquet, Francia, 2018), la historia vertiginosa de un joven que vive envuelto en un mundo saturado de violencia, drogas y enfermedad. Famélico de amor, comprensión y vínculos, es la característica con la que se presenta este personaje cuya soledad le orilla a buscar saciar, más allá de su necesidad de alimento, su vacío emocional.

El primer largometraje de Camile Vidal-Naquet, toca una de las fibras más sensibles que escuecen dentro de la mayoría de los seres humanos: una profunda huella de abandono que determina en gran medida las decisiones que guían a nuestro personaje por un camino borrascoso.  El filme nos lleva de la mano con él, al mundo de la prostitución masculina homosexual, en donde se enamora de la primera persona que le muestra un leve esquicio de interés. Así es como Léo se adentra en esta aventura emocional que lo quiebra, lo desnuda y lo deshace.

La espontánea fotografía con cámara en mano de Jacques Girault es detallada, además sirve como conductora de la inestable y violenta travesía en la que los personajes se guían por sus instintos, sus deseos y su cuerpo.

Si bien Léo es el salvaje que encuentra su paz en la dolorosa libertad, Éric Bernard, en el personaje de Ahd, y Nicolas Dibla, como Mihal, son a su vez animales que viven en la atroz realidad de la calle, que buscan y deciden en consecuencia. Ellos y otros hombres, simultáneamente, son los responsables de detonar tanto las emociones como las decisiones de Léo (ingenuas, neófitas), quien guiado por su necesidad de aceptación y afecto quiebra su espíritu casi hasta la muerte.

“Estás hecho para ser amado”, la conmovedora línea de Ahd, lo dice todo. Sin embargo, a pesar de la dulzura del comentario, Léo no está hecho para vivir en cautiverio. Salvaje, es un retrato de la condición humana, que desglosa la identidad y la naturaleza inocente de un ser humano. Es la consecuencia de una existencia despojada que se alega a sí misma, que se pierde para encontrarse y se encuentra para volver a perderse.

 

27.09.19

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*