siguenos
Mal del Viento

por Marco Aurelio Del Mezcal

Un impresionante panorama natural nos da la entrada. Montañas húmedas del noroeste argentino, colosales, sobrecogedoras, majestuosas. El filme abre con una imagen imponente, una especie de guardianes del tiempo, y tal vez de una tradición; un espacio que nos envuelve y afirma que existe un algo que está sobre nosotros, que ha estado ahí y que posiblemente siga tras nuestra desaparición. Así, con la belleza del paisaje de la Provincia de Misiones, la joven realizadora Ximena González comienza su debut en el mundo del largometraje con su obra titulada Mal del Viento (2013).

Un choque cultural, del cual pensamos el siglo XXI está ya exento en cualquier latitud, será el punto nodal de Mal del viento, documental que tendrá su estreno en Argentina durante esta última semana del mes de julio y esperamos ver pronto en cines mexicanos. El argumento de este filme que tiene su base en la intimidad de una familia indígena guaraní (padres jóvenes con un hijo pequeño), encuentra su conflicto dramático en el caso de Julián, niño de la comunidad que tras enfermar y descubrirle una afección cardiaca será trasladado a Buenos Aires para su tratamiento.

Las cosas aquí no son tan sencillas como parecen. La medicina tradicional de los líderes espirituales de dicha comunidad montañosa piden les permitan curar al niño, la medicina y las leyes del “hombre blanco” exigen por su parte realizar una cirugía que, dicen, sanará al pequeño Julián. Sin embargo, los padres del infante enfermo quedarán atrapados en una disputa que tendrá como interlocutores e interesados a los medios de comunicación, caciques comunitarios, instituciones seculares, etcétera.


El filme de Ximena González, conocida en el circuito universitario mexicano por sus cortometrajes Y Vi la Esperma Brotar de sus Ojos (2007) y Marea (2010) –éste último antecedente directo de la reciente muestra de lo que podríamos llamar “documental originario”, Leviatán (Castaing-Taylor & Paravel, 2012)–, lejos de ser prefecto, constituye una mirada sencilla al mundo indígena del cono sur del continente americano que se ve enfrentado a múltiples obstáculos a la hora de intentar mantener una forma de vida propia. A pesar de que se vuelve lento a la hora de presentar el paso de los días del pequeño Julián y su madre en el hospital, Mal del Viento nos llega a conectar con preguntas como “¿quién es el dueño de la vida?” o más aún, ¿somos dueños de nuestras propias vidas?

La directora en colaboración con los cinefotógrafos Matías Collavini y Natalia Carmen Casielles van a mostrarnos diversos puntos de vista que convergen la historia de este niño, quien se encuentra lejos de su hogar a la mitad de una disputa en apariencia interminable que lejos de ayudarlo, parece perjudicarlo. De manera interesante, el montaje de la película estará confrontando las miradas de esta familia indígena con representaciones audiovisuales, haciendo explícita la participación de los medios de comunicación, desde el observar los propios reportajes noticiosos acerca del caso (que se vuelve de opinión pública), hasta dibujos animados y telenovelas mexicanas.

Los jóvenes padres del niño se ven obligados a relacionarse con el llamado mundo occidental, que con el afán de ayudarlos en su agonía, no se preocupará por entenderlos ni darles la voz que ellos quizás necesitan. Todo el mundo desea hablar por ellos o por el mismo Julián, motor del documento audiovisual, sin embargo las decisiones parecen no llegar pronto.

Mal del viento, que ya ha participado en el Festival Internacional de Cine Independiente de Mar del Plata (MARFICI), en la selección oficial del BAFICI y en el Days of Etnographic Cinema de Moscú, entre otras muestras, es un vistazo revelador a la Argentina en la que conviven tanto las poblaciones más tradicionales como las más occidentalizadas y deja la búsqueda abierta por tópicos como la salud, la vida y la muerte.

Para más información de este documental, visiten su página de internet, y su fanpage en facebook.


21.07.13



Marco Aurelio Del Mezcal


@MDelMezcal
Crononauta perdido en el siglo XXI. Es crítico de cine y en su tiempo libre aprovecha una beca de la Universidad de Tokio para su proyecto de música y física cuántica. Algún día terminará su investigación postdoctoral sob....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*