siguenos
La luna de miel, según Polanski

Cuando uno piensa en el "hasta que la muerte los separe" no se espera que la sentencia se cumpla durante las "primeras" vacaciones del matrimonio, y menos en condiciones ideales, como puede ser el viaje de año nuevo en un crucero. A Polanski, que le requetencanta llevar a sus límites últimos la moralidad, no iba dejar pasar la oportunidad de transgredir otra sagrada institución frente a la que se halla resentido. Hoy, desde F.I.L.M.E. hablamos de ésta con el pretexto del tratamiento de erótico extremo que le da Román a su inquietante Luna amarga.

 

 

‚Äčpor Isabel Ocadiz

En mi opinión, Luna amarga (1992) es la obra cumbre de Roman Polanski. Esta película se conforma por una serie de inigualables relatos acerca del amor, donde se detallan las perversiones más exactas dentro de una relación erótica, llevada hasta los límites de la posesión.

La obra describe fragmentos literarios que se relacionan directamente con el sexo, una pareja que experimenta las sensaciones más tortuosas sobre la libertad y el deseo, creando una atmosfera cruda. El personaje que interpreta Hugh Grant, encuentra en el crucero a un sujeto inmiscuido con un símbolo exótico: el personaje de Emmanuelle Seigner, quien cumplirá el rol de antagonista, quizá una de las villanas más famosas, pues con su sexualidad hace más sutil la maldad. Ella causará que el guión de Polanski cumpla con sus aciertos, consiguiendo que el espectador se olvide de los errores dentro del argumento plagado de majestuoso contenido literario, distante de la poesía y perseguidor de fantasías sexuales.

Con las memorias del sujeto (invaluable Peter Coyote) que mantiene amoríos con la antagonista, entendemos que el narrador principal en segunda persona es Grant, fiel y provocado receptor de sus códigos de erotismo sádico. Grant es el principal vehículo de Polanski.

Estructura apegada a la dramaturgia, es Luna amarga muestra de un formato de revelaciones como el de las obras teatrales, manejadas antes del desenlace. En esta ocasión, la revelación se dispara desde el primer encuentro entre los cuatro pilares de la historia, constantemente notamos que Polanski ha quebrantado las reglas del dramaturgo, construyendo a partir de la misma cinta un sinnúmero de relatos breves que cuentan con una estructura teatral (quizá modificada), apegado al cuento en su precisión y a una obra teatral hasta su revelación.

En efecto, el uso de la memoria en los filmes, resulta una ficción convertida en la más amplia gama de colores literarios, aunada a golpes dramáticos que dan pie al inicio de otro relato breve como en esta película

El motivo del erotismo abre las puertas del suspenso, donde recaen los deseos más soñados y sucios del inconsciente, las imágenes mnémicas, según Freud, son el resultado de aquella hambre sexual que se tiene hacia el otro ser. No importa bajo qué condiciones estés, la única fórmula que puede asesinar a la libido es el razonamiento. Por ello, en cada punto final dentro de los breves relatos de Polanski aparece una visión razonable por parte del narrador, pero ¿qué es todo aquello?, ¿qué nos ha querido decir durante tantos años, Polanski?

La respuesta está en varias secuencias de Luna amarga y su especial motivador pornográfico estético: la premisa es un anuncio norteamericano de lácteos, donde varias modelos o figuras del espectáculo aparecen con un bigote de leche en los labios. Luego de verlo, Emmanuelle derrama leche sobre sus senos, parecería lujurioso, grotesco, sin embargo nos regala la mágica verdad de las demandas primarias y el significado antiguo de la mujer como ente mamario.

En otro momento, encontramos a Emmanuelle rasurando a Coyote; ventajosa, corta su cara con la navaja y chupa la sangre del sujeto, en esta imagen encontramos a la mujer en su visión fantástica, pues el encuadre en su rostro con esa sexualidad inminente y la sangre del protagonista en sus labios, nos hace recordar vampiros y seres irreales, que nos lleva a dudar si es Emanuelle un ser imaginario. No del todo, pero aseguramos que su personaje lleva un rol etéreo, pues es una mujer moldeable a la imaginación de quien la conoce, inclusive del mismo espectador. el hecho de no mostrarse abiertamente, nos da ese especial misterio y censura; una idea realista convirtiéndose en una imagen fantástica.

La película contiene una fotografía única que hace ver una sexualidad elegante. Pero sin llegar al extremo límpido de Playboy, más bien poniéndola en la picota, porque Luna amarga tiene aquello que les falta al cine porno a secas.

Analizando un poco de la historia, el conflicto se resuelve muy rápido: primera desventaja dentro de la obra maestra de Polanski, comúnmente esperamos que el antagonista muera, pensamos en suicidio o asesinato (justicia divina) mientras corre un largometraje en el cine, algo que vemos en cualquier sala, una historia corriente, pero de Polanski deseábamos más, lo cual nos puede invitar a imaginar la atmósfera del escritor como algo terrorífico.

Luna amarga estaba tan adentrada al eros de los personajes que no existió mejor fórmula que matar a la mitad del elenco principal, pues no existía una salida como tal, quizá grandes escritores que relatan verdaderas historias de amor, lo hubieran hecho igual.

El éxito de Polanski es polifacético, pero se basa en ir a los límites posibles de algo o alguien, ese “tocar fondo”, ese indestructible mundo del deseo por vivir, cambiar, permanecer o liberarse, uno de los más grandes cineastas que ha conseguido tocar las fibras más sensibles de la caída libre.


18.10.13

Isabel Ocadiz


Directora y escritora, c√≥mplice de la enso√Īacion y la po√©tica que generan 24 im√°genes por segundo.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*