siguenos
El Incidente

por Omar Villaseñor

 

Imagina que tu vida se encuentra en constante espiral, una espiral que pasa incesantemente por los mismos sitios, una rutina diaria en la que tu mundo se sumerge y por la que transitas el resto de tus días. Esto es solo parte de un miedo real —por el que todos pasamos— que es retomado en la ópera prima de Isacc Ezban, El incidente (2014).

Por un lado, El Incidente resulta un grato esfuerzo por presentar un género poco explotado en los últimos tiempos en la cinematografía nacional: la ciencia ficción. Cuando pensamos en ciencia ficción regularmente la asociamos a viajes espaciales o ambientes futuristas; sin embargo otra temática gratificante es la utilización de realidades alternas, cosa que Ezban logra reproducir, con pocos elementos, conjuntándola con un terror psicológico.

Ezban nos regala, desde los primeros segundos de El Incidente, una serie de imágenes inquietantes (que al transcurrir la cinta iremos comprendiendo), pequeñas escenas que apenas al comienzo de la película nos dicen que esto es algo rotundamente fuera de lo común en las cintas mexicanas, especialmente refiriéndonos al género de terror.

El Incidente nos narra dos historias, que aparentemente no convergen en ningún punto, más que en la similitud de sus circunstancias –el accidente mortal de un personaje-. La primera de ellas, un par de hermanos criminales que huyen de un detective sin escrúpulos, corriendo por una escalera infinita; la segunda, una familia ensamblada que conduce por una carretera sin fin. Sin darse cuenta, todos estos personajes se encuentran prontamente prisioneros de un eterno ciclo en una dimensión alterna.

A partir de este par de perturbadoras y angustiosas situaciones, podemos dar pie a una retahíla de reflexiones sobre el consumismo, la monotonía o la evolución del pensamiento humano, por mencionar algunas; posteriormente la misma cinta planteará otras cuestiones como la culpa, el rencor, la moral, la frustración y el mismo existencialismo.

Referencias que pueden llegar a nuestra mente, muchas, no necesariamente adoptadas por el realizador. Desde composiciones gráficas como la "Escalera de Penrose" hasta la "Banda de Möbius"; pasando por otras expresiones audiovisuales como Groundhog Day (Harold Ramis, 1993), Edge of Tomorrow (Doug Liman, 2014) o The Twilight Zone; llegando inclusive a alusiones literarias como Time out of Joint (Dick, 1959).

Sustentado siempre en actuaciones sólidas de sus protagonistas —Raúl Méndez (Matando Cabos, 2004), Humberto Busto (Morirse en domingo, 2006), Hernán Mendoza (Después de Lucia, 2012), Nailea Norvind— El Incidente resulta una cinta inquietantemente refrescante para la industria cinematográfica mexicana, específicamente para el terror y la ciencia ficción.

Reconocida con el premio de la prensa en el Mórbido Film Fest 2014, la opera prima de Ezban promete ser una película trascendente en la industria fílmica nacional.

 

28.11.14

Omar Villase√Īor Zayas


Medio melómano, medio cinéfilo. defensor de lo hecho en México. Director Creativo en @ToppingCreativo. Colaborador en @FilmeMagazine, @CulturaColectiv y @Extraordinerd. Sígueme en twitter: @omarVzayas

....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*