siguenos
FIC San Cristóbal: inauguración

Durante la noche del viernes 16 de enero de 2015 se dieron cita diversas personalidades del universo cinematográfico, tanto nacional como internacional, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, gracias al arranque de la primera edición del Festival Internacional de Cine de esta ciudad (el FICSC) que tiene como motivos y guía en este año la “identidad, sociedad y medio ambiente”.

El realizador homenajeado, Costa-Gavras

El Festival de Cine de San Cristóbal acogió en el Teatro de la Ciudad Hermanos Domínguez a sus invitados especiales (Costa-Gravras y Jorge Fons), a las figuras del cine nacional, a la prensa y por supuesto a los cinéfilos de la ciudad, inaugurando las actividades del evento con la presentación especial del filme documental ThuleTuvalu (2014) del realizador Matthias von Gunten, quien al lado de los actores mexicanos, Arcelia Ramírez y Juan Manuel Bernal (anfitriones de la noche), dieron paso a la exhibición de la película no sin antes agradecer la presencia y el ánimo del público.

En una velada interesante y polémica –teniendo como contexto el aún abierto caso Ayotzinapa y el reciente y violento desalojo de ejidatarios de Bachajón de sus propias tierras por el gobierno del estado de Chiapas– el secretario de Turismo del estado, Mario Uvence Rojas, brilló con su desproporcionada actitud y una arenga digna del PRI represor de los años 60 al tomar como afrenta los reclamos de justicia que un grupo de personas hicieron dentro del Teatro de la Ciudad. Detrás de un discurso de tolerancia y apertura a todas las voces, el secretario puso el toque incómodo de la noche al no aguantar los abucheos hacia el gobernador Manuel Velasco, tanto que en medio de su “regaño” pidió a los asistentes se pusieran de pie y aplaudieran al funcionario público.

Tras la larga alzada de voz de Uvence Rojas ya nadie más tomó la palabra (únicamente el director del Festival, Miguel Camacho dio unos breves agradecimientos previos), así que, afortunadamente, el cine salió adelante con un documental de von Gunten.

Matthias von Gunten

 

ThuleTuvalu

Una entrañable historia sobre la humanidad misma es lo que el realizador suizo, Matthias von Gunten, representa con su documental sobre dos lugares distantes y que en apariencia no se tocan uno al otro: en el punto habitado más al norte del mundo se encuentra Thule, Groenlandia; en medio del océano Pacífico sobre arrecifes de coral está la pequeña nación, Tuvalu.

A partir de establecer un coro con los cazadores más viejos de Thule y un collage de interesantes personajes de Tuvalu (pescadores, maestros, etc), se va narrando de manera fluida la manera en que se da la vida común para estas personas. Con breves muestras de su día a día entendemos lo importante que para ellos son valores como el de familia, confianza, apoyo entre unos y otros. En estos remotos lugares, pareciera que la vida occidental, el dinero y los ritmos del mundo industrializado no tienen cabida, aquí observamos y sentimos empatía con una forma de vida originaria que depende de su medio ambiente local.

A manera de una suite formada por vidas ordinarias, vamos cambiando de voces, tonos y momentos entre todos los personajes que van apareciendo en el filme. Aquí, el enemigo que entra en escena, siempre acechante, es el cambio climático, factor que une y conecta al pueblo de Thule con el de Tuvalu. El país más afectado por el calentamiento global es Tuvalu, que no está a más de 4 metros sobre el nivel del mar, el deshielo de la zona de Thule afecta invariablemente a los pobladores del Pacífico y a ambos les está esperando un enorme reto.

Los pueblos viven con tradiciones antiguas, maneras de actuar y de ver el mundo que vienen de generaciones atrás. Estos puntos de vista y formas de habitar su espacio se ven trastocadas por un cambio que se avecina, un cambio que no está en sus manos evitar. El calentamiento global transforma radicalmente la dinámica de nuestros personajes y vamos, poco a poco, conociendo sus emociones, sus esperanzas, sus ideas y sus miedos. Conocemos, a partir de sus rostros, lo mucho que sus zonas han cambiado en un periodo corto de tiempo. “Los animales se adaptan al cambio, nosotros debemos adaptarnos también. La pregunta es si serremos capaces de hacerlo” –sentencia uno de los ancianos de Thule.

Tanto Tuvalu como Thule se ven ante esta disyuntiva y ante el tener que adaptarse mientras el mundo no busca alternativas para detener el calentamiento del globo. Los personajes del documental, y esto es lo más importante a rescatar, nos aparecen con todo su encanto y dignidad, con su resistencia e ímpetu de sobrevivencia donde exigen su derecho a existir como cualquier otro pueblo del planeta.

 

17.01.15



Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*