siguenos
Bronx Obama, la aventura de un otro en los zapatos del otro

 

por Jorge Luis Tercero

 

“El otro me soñó, pero no me soñó rigurosamente. Soñó, ahora lo entiendo, la imposible fecha en el dólar”, es la frase con la que Borges termina su relato “El otro”, idea que me vino a la mente al terminar de ver el documental Bronx Obama, de Ryan Murdock, pieza donde la existencia de otro se nos revela de forma entrañable. Una película bastante seductora que la Gira de Documentales Ambulante nos trae, dentro de su sección Dictator’s Cut, para esta décima edición.

En este curioso testimonio-película la metáfora pareciera rebasar la objetividad del documental por momentos, así es como la cámara indaga en la historia de un hombre que mira la cara de un rey desde el otro lado de otro dólar: Louis Ortiz se mira al espejo y se reencuentra con el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama.

Como sacado de un relato bórgico, el puertorriqueño Louis Ortiz un día se transforma en el Otro, el doble del presidente Barack Obama. El hecho ocurrió en un bar cualquiera donde Ortiz se encontrara bebiendo un trago despreocupadamente, un día cualquiera: “Entré a un bar y el hombre que atiende la barra me dice: ¡Hey! ¿Sabes a quién te pareces? Yo le respondí: ¿A quién, a Obama? Y responde: Sí, a Obama”, relata el protagonista en alguna secuencia del documental.

Después de aquel encuentro, sucedido en el 2008, Ortiz se rasuró la barba, memorizó los gestos y se convirtió en la máscara del primer presidente afroamericano, lectura político-social (incluso con una interesante subtrama de lucha de clases) que no podrá pasar inadvertida para el espectador afilado. A partir de tan prodigioso parecido, el Doppelgänger puertorriqueño de Obama –quien antes fuera otro latino desempleado en el Bronx, Nueva York– inicia una nueva vida. Quizás Obama no trajo todos esos grandes beneficios para la comunidad latina en Estados Unidos pero con su triunfo sí logró cambiar la vida de un latino, de aquel que tuvo la audacia de volverse su sombra.

Así, Ortiz se adentra en una existencia de rockstar, a partir de la cual, como sucediera en la comedia ochentera donde aparece Eddie Murphy, Trading Places (1983), de John Landis, la suerte de un mendigo cambia a la de un millonario. Y aunque Ortiz no era un mendigo ni tampoco se convirtió en un millonario a partir de esto, sí logró dar un nuevo propósito a su vida, convertirse en una suerte de emisario de la voz de Obama. La gente mira a este Obama callejero y, a diferencia de las personas que al ver a un Santa Claus del barrio saben que están ante un lúdico impostor, la gente que se acerca a Ortiz lo hace como si de verdad creyera que está ante Barack Obama: ¿pierden proporción, no saben, o algo dentro de ellos los hace querer creer?

El cineasta Ryan Murdock dedicó 3 años a la elaboración de esta pieza que sería su película debut, al punto que más allá de quedarse en la excusa de un personaje peculiar, decidió retratar íntimamente la vida de Ortiz. La transformación del personaje es capturada desde el primer periodo de Obama hasta la elección de 2012. La película, por momentos, desborda la estructura del documental, aunque sin dejar de serlo, y se perfila como la Odisea documentada de alguien que ha decidido, aunque suene algo enredado, comenzar a ser otra persona para así lograr ser alguien. “Me sorprende ver mi rostro a diario y observar la forma en que la gente reacciona. Entonces me digo: ¡Qué demonios les pasa a todos, soy solamente yo! Pero no soy solamente yo, somos yo y él, él y yo; el rey y yo”, se escucha decir al protagonista en cierto momento del documental.

Una cinta que funciona sobre todo por el tratamiento de la temática, además de que basa su eje en la figura de Ortiz. Es interesante que en medio del juego de espejos planteado en la película, en cierto momento, pareciera tornarse en una oda al mandatario, lo cual sería lamentable, para al final elevarse a un plano más existencial, la búsqueda de la identidad, la búsqueda del yo entre los huecos y los rasgos de otro. Como detalle adicional, el filme fue producido, dirigido y fotografiado por Ryan Murdock.

Para más información y proyecciones de este filme, da click aquí.

 

02.02.15



Jorge Luis Tercero Alvizo


@GiorgioDammit
En ocasiones simplemente Giorgio o George, es un sirviente de la palabra (online) que escribe sobre variadas cosas y temas, aunque a veces nada tiene sentido y todo se condensa en un insensato diálogo interno. En el centro....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*