siguenos
Utopía en cuatro movimientos
Por Axel García Ancira

Considerado uno de los platos fuertes del gran banquete que está resultando Ambulante, se presentó en el Centro Nacional de las Artes el documental en vivo Utopía en cuatro movimientos de Sam Green y David Cerf. El filme resultaba muy esperado por varias razones, por ejemplo que el propio festival retoma el tema de la utopía para caracterizar a toda la selección, pero, principalmente, porque se trata, como hemos dicho, de un documental en vivo, y este aspecto es cuando menos desconcertante. ¿A qué se refiere?

En Utopía ...no estamos ante una obra cerrada o terminada; los elementos están dispuestos y se integran en el momento en que coinciden con el público. El director es el narrador cuyo guión repite de memoria con una sincronización sorprendente, máxime en casos como éste, en que la proyección requería subtitulaje. El único pero que ocurre, como siempre en estos casos, es que se puede leer más rápido que la velocidad de la pronunciación, y algunas veces la audiencia ríe de algún chiste que todavía no era contado. Del otro lado de la pantalla, la banda The Quávers musicaliza en vivo la pieza, que en cada presentación cambia ligeramente. La música no está escrita, sino que es una interpretación espontánea la que se da cada vez que documental es presentado. La comunión de estos dos elementos nos permite tomar conciencia de los aspectos que comúnmente están detrás de bambalinas, pero que en esta ocasión podemos presenciar directamente, lo que contribuye a que la obra que vemos se contemple no como una pieza perfecta, sino como un esfuerzo humano que no deja de lado su parcialidad y subjetividad. El resultado se aproxima bastante a los principios del cineclubismo, la idea de plantear una colectividad con diálogo, y del cómo es posible aprovechar el impulso emotivo de una pieza para transformarse en toma de conciencia.

Pero Utopía en cuatro movimientos no es solamente recursos performáticos. El documental nace de la inspiración que una conferencia sobre Tomás Moro provoca en los espectadores, lo que hace que varios de ellos pongan este nombre (Tomás Moro) a sus hijos. ¿Este impulso anecdótico tendría que ver con nuestros tiempos? Para Sam Green y David Cerf no basta con aceptar ciegamente el juicio lapidario que nos coloca en la etapa postutópica, así que comienzan su búsqueda a través de los relatos derrotados del siglo XX.

Los cuatro movimientos son musicales a la vez que históricos. Es la idea de crear un mundo en donde todos tengan un mismo idioma, sin obviar que el idioma franco es el del poder económico; es la historia de una ciudadana norteamericana que decide exiliarse en el socialismo cubano encontrando una nueva forma de vida. Es la historia de los centros comerciales en EEUU y China, pero vistos desde la ironía del movimiento de imágenes rítmicamente dispuestas para mostrar sus propias paradojas. Es también la historia de las madres que buscan a sus hijos con la última tecnología forense, concluyendo que no basta una interpretación, pues el deseo de enterrar a nuestros propios muertos es la más lúgubre de nuestras utopías, pero no por ello menos necesaria, menos urgente.

Utopía en cuatro movimientos tiene suficientes méritos para poder disfrutarla sin reparar demasiado en sus limitaciones como la falta de una coherencia argumental, o el caer en cierto didactismo maniqueo, que lejos de ser un aliciente a la transformación, queda como gesto de una desconfianza hacia el público… pero no deberíamos tomarnos muy en serio este aspecto, si recordamos el país de su procedencia. Al final, tal vez no se proponga ninguna solución y eso no es lo importante, Utopía... al menos nos advierte que hay otros mundos posibles y ayuda a imaginarlos. Una flecha hacia la izquierda apunta hacia Utopía <-

18.02.2012

Daniel Valdez Puertos


@Tuittiritero

Textoservidor. Lic. en Técnicas de la alusión con especialidad en Historia de lo no verídico. UNAM generación XY. Editor en Jefe y cofundador de la revista F.I.L.M.E. Fabricante de words, Times New Roman, 12 puntos. Es....ver perfil

Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*