siguenos
Guardianes de la Galaxia Vol. 2

por Israel Ruiz Arreola

 

¿Qué hizo de Guardianes de la galaxia (2014) el éxito que fue hace algunos años cuando (casi) nadie sabía nada de este grupo de personajes extraídos de los cómics? Muy seguramente, la suma de nostalgia pop ochentera, la sátira al género de superhéroes y una entrañable banda sonora disfrazada de mix tape fue lo que la convirtió en uno de los mayores logros del universo cinematográfico Marvel. Eso, y la ventaja de no tener que cumplir con las expectativas que desatan otros personajes más populares. No es de sorprender entonces que su secuela, otra vez dirigida por James Gunn, sea ahora sí una de las más esperadas por el público, pues además de continuar con las aventuras galácticas del grupo, la película prepara el terreno para su futuro encuentro con los Vengadores.

Sinopsis (muy, muy) breve: después de servir, robar y ser perseguidos por la comunidad de los Soberanos, el equipo es rescatado por Ego (Kurt Rusell), el “planeta viviente” y desconocido padre biológico de Peter Quill, a.k.a. Star-Lord. A partir del encuentro entre padre e hijo girará esta nueva aventura, entre peleas, secretos develados, chistes, easter eggs y cameos. Guardianes de la galaxia Vol. 2 (2017) devela los orígenes de Quill, de quien hasta entonces sólo sabíamos que era un terrícola huérfano, secuestrado por piratas intergalácticos. El tema ahora será la reconciliación con la figura paterna, abordado sin ningún tipo de pretensiones trascendentales, y en cambio reivindicando emotivamente a figuras malinterpretadas por las circunstancias.

En realidad no hay muchas novedades en Guardianes de la galaxia Vol. 2. Regresa el mismo reparto conformado por Star-Lord (Chris Pratt), Gamora (Zoe Saldana), Drax (Dave Bautista), Rocket (Bradley Cooper) y, el ahora bebé, Groot (Vin Diesel), al que se incorporan los viejos enemigos devenidos en aliados Yondu Udonta (Michael Rooker) y Nébula (Karen Gillan). La fórmula de su antecesora se repite y se expande al máximo, a veces demasiado, asegurando así la complacencia del público. De nuevo están los guiños ochenteros: Pacman, El auto fantástico, la sala de combate de los Soberanos evocando las tiendas de maquinitas (o arcades). Por otro lado está el humor, uno de los factores clave de su antecesora, abunda a raudales casi sin desaprovechar un solo momento, haciendo de Bebé Groot un móvil para el chiste fácil, pero también entregando momentos hilarantes como los de Drax y Mantis (Pom Klementieff). Algunos críticos incluso afirman que en realidad se trata de una comedia disfrazada de película de superhéroes. Las burlas a los clichés estéticos del género  tampoco faltan: cámara dando un giro de 360° alrededor de los héroes en un movimiento que se pretende épico es interrumpido por una roca. Finalmente, el segundo “awsome mix” reúne una selección musical que al igual que el casete anterior, convierte los éxitos de antaño en el fondo musical de batallas y transiciones.

Guardianes de la galaxia Vol. 2 está construida sobre la misma estructura y estética colorida de su antecesora, no se arriesga más allá de lo que había conseguido previamente, pero tampoco decepciona. La película cumple dentro de sus propios términos: hace reír, entretiene, da continuidad a la saga y va sembrando pequeños detalles de lo que viene a continuación. Es un paso seguro del director James Gunn, quien por el momento ya está asegurado para la tercera entrega.  

 

05.05.2017

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*