siguenos
Okja y el lenguaje secreto

por Katia Escalante

 

Las más recientes producciones de Netflix parecen observar nuestro propio tiempo con una profundidad tan abismal que a veces incluso parece que se adelantan a lo que está por venir. En este caso, la cinta Okja (2017), de Bong Joon-ho, se ocupa de señalar las caras que le mostramos al mundo y, también, las que ocultamos.

En la cinta, una compañía de productos cárnicos llamada Mirando, lanza un concurso: el premio al mejor supercerdo. Los supercerdos son animales gigantes capaces de acabar con el hambre en el mundo o, al menos, así lo predica la empresa. Estos supercerdos son enviados a diferentes granjas del mundo para que sean criados con técnicas locales de ganadería para, después de diez años, evaluar su condición física y elegir al mejor de ellos; luego de eso, el animal será presentado en Nueva York, en medio de un gran espectáculo transmitido por televisión.

Uno de estos animales es Okja, una supercerda que vive a las afueras de Corea del Sur con su amiga Mija (Seo-Hyun Ahn) y con el abuelo de ésta. Mija y Okja desarrollan una amistad muy profunda, por lo que la separación no será fácil. Por un lado, Mija no está enterada de que Okja debe ir a Nueva York y mucho menos sabe que los supercerdos son tratados y sacrificados con una saña y crueldad inimaginables en la corporación Mirando. Por otra parte, a lo largo de la película veremos cómo Mija se enfrenta a la hipocresía, a las apariencias y a las máscaras.

En Okja se encuentra, como tema importante, el asunto de los "dobles", incluso muchos de los personajes tienen un doble, pero quizá los más interesantes sean los miembros del Frente de Liberación Animal (FLA). El Frente es un colectivo de activistas a favor de los derechos de los animales y en contra de toda clase de violencia, incluso la dirigida a humanos.

En su intento por rescatar a Okja de las manos de Mirando, cuando la cerda está a punto de ser enviada a Nueva York, Mija se encuentra con este grupo. El líder, Jay (Paul Dano) le pregunta a la niña, en inglés, si estaría de acuerdo en enviar a Okja a Nueva York con una cámara oculta para mostrar las atrocidades cometidas en las granjas de Mirando. Luego de que un intérprete del grupo, K (Steven Yeun), le traduce la pregunta, Mija responde “Devuelvan a Okja a las montañas”, pero K traduce “[Mija] está de acuerdo con la misión”. Después de hacerla caer en la trampa, K le aconseja a Mija, cínicamente, que aprenda inglés porque eso “le abrirá puertas”… Hacia el final de la película, vemos que inglés no es el único idioma que Mija aprende.

En esa escena, y en algunas otras, se aprecia la doble cara del Frente. La hipocresía se nota incluso en las actuaciones, pues los miembros de este colectivo parecen saber que alguien los está filmando y, por eso, actúan “correctamente”. Así, Silver (Devon Bostick), uno de los miembros del FLA, rechaza comer un tomate porque “toda forma de consumo es abuso”, aunque después lo vemos mordisquear una varita de apio. Jay, por su parte, golpea a K cuando éste le confiesa el “error” en la interpretación. Por supuesto, esto es una contradicción con los principios en que se basa el FLA.

Otro personaje con dos facetas es Lucy Mirando (Tilda Swinton), la directora de la compañía y encargada de mostrar la “nueva cara” de la empresa. Desde el inicio de la cinta, Lucy recuerda que su abuelo, su padre y su hermana gemela Nancy (antiguos directores) eran seres despiadados que mancharon con sangre la reputación de Mirando. Ella, la nueva directora, pretende demostrar que Mirando es una empresa eco-friendly y que sus productos son de la mejor calidad. En términos visuales, esto se muestra con una Lucy muy rubia, perfectamente peinada, vestida en tonos pastel. Sin embargo, Lucy es incompetente para los negocios. Pronto se demuestra que sólo está al frente de Mirando para demostrarle a su hermana que puede ser tan “buena” como ella o como su padre. Sin embargo, el rapto de Okja por el FLA se le sale de las manos y es su asesor quien le dice, veladamente, cómo resolver el problema. Lucy es una mujer con otras aspiraciones, como el diseño de la imagen de la compañía, incapaz de entender el lenguaje de los negocios.

Con todo, la carita feliz que pretende dibujar Lucy en Mirando es aceptada por el público, tal como la cara divertida de Johnny Wilcox (Jake Gyllenhaal), el veterinario estrella de la televisión que ha sido elegido como jurado del concurso de Mirando. Johnny, de manera similar al FLA, tiene una cara cuando lo filman y otra después del “¡Corte!” Mientras en su show televisivo es una persona saludable, amante de los animales, fuera del ojo público es un hombre violento, alcohólico, con muy poca condición física. Sin embargo, su cara positiva, así como la de Lucy, la de Mirando y la del FLA es aceptada por el público, por los consumidores.

Nancy Mirando es una sombra que planea sobre Lucy; de hecho, vive tanto en la oscuridad que, como espectadores, casi podemos llegar a pensar que tiene algún defecto físico. Por ejemplo, durante la presentación en Nueva York de Okja como el mejor supercerdo, Nancy observa el espectáculo desde un restaurante, varios pisos arriba del suelo. La cámara, a su espalda, nos muestra a la hermana de Lucy medio escondida con una cortina, lo que no nos permite ver mucho de ella. Finalmente, cuando se ve obligada a tomar las riendas de la compañía –la presentación de Okja es boicoteada por el FLA—descubrimos que, de hecho, sí tiene un defecto, inaceptable para el mundo de la película y quizá también para el nuestro: el tener una sola cara. Nancy es una empresaria abiertamente dura y despiadada. Ella reconoce que su padre fue un hombre terrible, pero sabía mucho de negocios. Lo mismo puede decirse de ella, quien afirma que el boicot provocado por el FLA no mermará sus ventas porque si el producto “es barato, lo comprarán”.

La cara oscura de la sociedad, la que lucha por esconderse detrás de una máscara de ética, ultra corrección política y respeto a toda forma de vida es representada por Nancy. Pero en el otro extremo está Mija, una joven valiente, decidida, coherente en el sentido filosófico del término. Mija también tiene una sola cara, pero sus principios la diferencian de Nancy.

Aquí es cuando la película se vuelve desgarradora: Mija es la única que puede comunicarse con su amiga Okja, y no sólo porque comparten un lenguaje secreto, vedado incluso a los espectadores de la cinta, sino porque ella misma se identifica plenamente con la naturaleza. Vive en una granja, cuida a sus gallinas, pesca sólo lo que consume. En otras palabras, Mija no “dice” que ama a todos los seres vivos, como el FLA: ella es todas esas convicciones. Su mundo es la naturaleza y por eso Mija es la única que puede comprender lo que significa defender cualquier forma de vida. Es un lenguaje que ni Mirando ni el FLA comprenden.

Líneas arriba decía que Mija no sólo termina aprendiendo inglés, al final aprende también el lenguaje de los negocios, y ése es otro punto que hace de Okja una cinta profundamente conmovedora. Nancy no puede ser empática ante los discursos del FLA, sobre todo porque no los entiende. Así, cuando los miembros del Frente le piden que se detenga porque “ya tiene mucho dinero”, la mujer responde “Esto es un negocio”. Finalmente, por medio de negocios, es como Mija se entiende con Nancy.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir que exista un diálogo. Sí, Mija y Nancy se entienden, pero sólo porque Mija aprende el lenguaje del dinero. No hay salvación posible: nadie sino la amiga de Okja puede entender a ésta, porque nadie como Mija entiende y vive la naturaleza tan bien. Quizá ese lenguaje secreto rompe una de las leyes de la lingüística: no hay nada, en una lengua, que no se pueda decir en otra. Excepto el lenguaje del amor y la amistad que comparten las dos amigas, protagonistas de Okja, que, de tan profunda, es inefable.

Netflix observa y nombra nuestros tiempos, que son los tiempos de curar arduamente. En todo momento, la cara que le enseñamos al mundo a través de pantallas. Al mismo tiempo, cintas como Okja permiten que reflexionemos sobre cuestiones tan profundas como la ética, el trato a los animales, la coherencia y los discursos que utilizamos para perseguir “nobles causas”. De ahí, creo, viene el éxito de la plataforma y de sus producciones.

 

26.08.17

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*