siguenos
Un final feliz

por Viridiana Nárud

 

Una familia que en apariencia tiene todo: poder, dinero y futuros herederos de un imperio, está condenada a la aniquilación de su propia estirpe. Siendo la indiferencia la principal protagonista de una trama en donde la hipocresía también corroe la vida de los personajes.

¿Qué podría desearse en una sociedad en donde el valor, el más importante, es el dinero? George (Jean-Louis Trintignat), patriarca de la familia, podría decir que la muerte; su hija (Isabelle Hupert), mantener el imperio y status de la familia al casarse con un banquero (Toby Jones); su hijo (Franz Rogowski), deshacerse de un imperio y desenmascarar la hipocresía familia; la nieta menor (Fantine Harduin), también podría decir que la muerte.

Haneke es un observador de la burguesía europea a quien critica agudamente. La violencia y la crueldad humana, están delineados por una trama que encuentra la acción dramática en los diálogos, dejando atrás los estallidos de violencia visuales que tanto agradan al espectador.

La indiferencia no sólo es la guía sutil en la vida de los personaje de “Happy end”, también en la dirección de Haneke a quien no le importa que el espectador se encuentre acostumbrado a su manera sórdida de contar las historias. Es la contención, el no mostrar y sólo enunciar, lo que probablemente afecte a un público acostumbrado a su transgresión visual. 

Una familia francesa, burguesa, es la metáfora de una sociedad indiferente. El silencio y lo políticamente correcto afecta a nuestra humanidad, si la entendemos en un contexto ideal. ¿Es el suicidio una esperanza?

 

04.08.18

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*