siguenos
Ruinas tu reino

por Rodrigo Garay

 

A Ruinas tu reino entramos paso a paso, como a la playa. El inicio de la película nos lo sugiere discretamente: sonidos ambientales sin imagen que los acompañe durante un par de minutos, como preparando nuestros oídos antes de que entremos de lleno con la mirada. Primero, nos hacemos una impresión mental sonora y, después, una impresión concreta que se puede medir en una serie de fotografías que muestran los pasillos cochambrosos de un barco pesquero. Nuestros impulsos científicos, bien entrenados por años de escuela primaria y secundaria, nos indican que hay que comparar la primera con la segunda.

Si descomponemos el resto de los elementos que nos presenta la película de la misma manera en que dividimos el ojo del oído en esa introducción, ¿con qué nos quedamos? ¿Qué nos dice el mar sin tierra? ¿El trabajo cotidiano de los pescadores sin las pláticas coloridas que suelen caracterizarlos en el cine? ¿El documental sin voz en off? En lugar de internarnos en el folclor como turistas o en el testimonio como reporteros, nos entregamos al estímulo como nervios abiertos: recibimos las olas que asedian nuestros sentidos, inspeccionamos una casa sola que vive independientemente de sus habitantes en una secuencia que recuerda a la solemnidad de Ignacio Agüero en El otro día (2013).

La puesta en escena y el montaje de este breve documental son, sin duda, propositivos (por no etiquetarlos de “experimentales”) y estimulantes para el intelecto de un espectador que quiera entrar a esos juegos dialécticos. Sin embargo, también hay una aproximación a un estado de ánimo intangible y, por lo tanto, elusivo de todo análisis académico —y ahí es donde cuadran todas las comparaciones que se le han hecho con las producciones del Laboratorio de Etnografía Sensorial (SEL) de Harvard o del cineasta estadounidense Peter Hutton— que es muy similar a las citas del prefacio de un libro; cuidadosamente elegidas por un escritor inspirado, inconexas y caprichosas, su trabajo es introducirnos a una sensibilidad en particular. En este caso, Ruinas tu reino nos podría estar dando pie a la del océano mismo: una noche colosal que consume la vida de sus navegantes, orillados hasta los confines del horizonte veracruzano.

* Publicado originalmente para Cineteca Nacional el 13 de septiembre de 2018

 

25.09.18

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*