siguenos
Rutger Hauer, el eterno villano que murió en el 2019

Por Oscar Morales

El pasado 19 de julio, el actor Rutger Hauer perdió la vida a la edad de 75 años, en la provincia holandesa de Frisia, a causa de una enfermedad fulminante que hasta el momento no se ha dado a conocer. Esta noticia no salió a la luz hasta el 24 de julio una vez llevado a cabo el funeral, esto a petición de la familia del fallecido actor holandés.

Nacido el 23 de enero de 1944 en Breukelen, Amsterdam, Rutger Hauer tuvo vena histriónica ya que su padre, Arend Hauer, y su madre, Teunke Mellema, fueron actores reconocidos en su nación y también dirigían una escuela de actuación en la ciudad de Amsterdam. Pero Rutger no estaba muy interesado en la actuación, así que en la adolescencia decidió irse de casa e ir detrás de lo que más le apasionaba: el mar.

Las cosas no salieron como esperaba, así que un año después regresó con sus padres y comenzó a tomar clases de teatro y drama. Inició trabajando en una compañía de teatro, hasta que un día recibió su primera oportunidad para actuar en una serie de televisión llamada Floris, la cual era dirigida por Paul Verhoeven. Su talento lo llevó a conseguir el gran salto a la pantalla grande al participar en la cinta Turks fruit en 1973, la cual fue nominada al Oscar como mejor película extranjera ese mismo año.

Esto llevó al actor holandés a realizar su primera participación en el cine de Hollywood en 1981, de la mano del director Bruce Malmuth en la cinta Nighthawks, en donde interpretó a un terrorista perseguido por un oficial de policía al que Sylvester Stallone le dio vida. De ahí en adelante sólo fue llamado para darle vida a villanos y  vampiros como en The Osterman Weekend de 1983,  Ladyhawke de 1985,  The Hitcher de 1986, Wanted - Dead or Alive en 1986,  Buffy the Vampire Slayer  de 1992, entre otras películas.

Hauer estaba consciente de ser sólo seleccionado para estos papeles y en 1991 decidió hablar al respecto: él declaró que siendo extranjero era la única manera de  comenzar en la industria cinematográfica en Hollywood. Pero eventualmente, el actor interpretó otro tipo de papeles: en 1994 fue monje en Nostradamus y padre de  familia en The Beans of Egypt, Maine. Para el que sería su último papel, en el 2018, interpretó en Samson a Manoah, padre del protagonista de esta cinta.

Con más de 170 créditos en el cine y televisión, Hauer fue el histrión con mayor alcancé a nivel internacional y el cual tenía una visión clara sobre sobre su papel como actor en la industria del entretenimiento. Él aseguró, para el New York Times, que un actor es un payaso que realiza un truco al cual la audiencia le paga por realizarlo y que no se debería ir más allá de eso.

A pesar de su amplia trayectoria, el papel que ha marcado su participación en el séptimo arte fue la interpretación que le dio vida al personaje de Roy Batty en la cinta Blade Runner, la cual fue dirigida por Ridley Scott en 1982. Esta película se volvió icónica por el monólogo final que le da cierre a la película, el cual fue nombrado como “Lágrimas en la lluvia”. Este diálogo ha pasado a la historia pues reflexiona sobre la relación de hombre y la tecnología; la vida y la muerte.

Esta cinta, nominada al Oscar por mejor dirección de arte y mejores efectos visuales, se situaba en el año 2019 y mostraba la tecnología que se creía que tendríamos en este año, lo que resulta curioso pues es increíblemente similar a nuestro presente. Pero como profecía, al igual que el personaje que interpretó en Blade Runner, Rutger Hauer dejó de existir en el mundo terrenal en el 2019.

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*