siguenos
Nuevo orden. No es lo mismo sensacionalista que sensacional

por Luis Backer

 

Al parecer, la fórmula de Michel Franco es la siguiente: elegir un tema polémico y trabajar un guión a partir de ello. En su ópera prima, Daniel y Ana (2009), abordó el tema del incesto. En Después de Lucía (2012), optó por el acoso escolar en una historia de fatales consecuencias, mientras que en su más reciente película, Nuevo Orden (2020), el tema no es la lucha de clases, como tratan de convencernos en las redes sociales, tampoco es el racismo —que existe, como existe, inherente, en la sociedad—, sino la militarización y sus consecuencias.

Una constante a lo largo de la filmografía de Franco es la ultraviolencia, que se apoya en la idea de que la maldad existe y no necesita motivaciones especificas más allá del gusto de ejercerla, un poco en el sentido de los Drugos de La naranja mecánica (Kubrick, 1971).

La indignación que surge por la supuesta visión maniquea y clasista del director de la película podría ser válida, pero no fue lo que yo entendí de la película. El retrato puede gustar o no, pero no nos deja indiferentes. La revuelta con la que inicia la película es la que se muestra en el tráiler que dio pie al descrédito que se complementaría con las torpes declaraciones del director. El avance, conformado en su mayoría por imágenes sensacionalistas, puso fuera de contexto la idea de Franco pero logró llamar la atención y ganar mucha publicidad gratuita.

De regreso al filme, nos encontramos en una boda que tiene lugar en una mansión del Pedregal. Repentinamente aparecen algunas personas saltándose las bardas. Cuando llaman a los elementos de seguridad privada, estos parecen estar detrás del atraco. Lo que le sigue es una dosis de violencia cruda en lo que podría ser una catarsis al estilo de las representaciones de La Revolución francesa en donde ejecutan a cuantos ricos les es posible, pero este no es el nuevo orden.

La revuelta y la venganza de los pobres que saquean, matan y torturan ricos, es solo el arranque de la película en la que finalmente los millonarios son aislados y sometidos al poder de las fuerzas militares, mientras que los pobres son controlados, vigilados y solo sirven como fuerza de trabajo dentro de ese nuevo orden ejercido por las fuerzas militares, corruptas y detestables como cualquier otra corporación encargada del orden en este país.

Para aquellos que nos repiten que las instituciones castrenses son incorruptibles y que deberían tener más participación en la vida política, basta un ejemplo: Cienfuegos. Valdría la pena preguntarle a Michel Franco si su propuesta distópica tiene que ver con las nuevas reformas en materia de seguridad, específicamente la Guardia Nacional, porque allí tendríamos un tema para discutir, el cual nos pone en contexto para comprender e imaginar un poco mejor su distopía.

En Venecia, el jurado que le otorgó el León de Plata, dijo:

Las imágenes inquietantes de un futuro distópico se persiguen en un violento crescendo que lleva a la caída de la sociedad al abismo del caos. Por mostrar escenarios inquietantes y por haber dirigido magistralmente una obra imprescindible, que se presenta como una severa advertencia al espectador y por haber lanzado un mensaje universal sobre la necesidad de actuar antes de que sea demasiado tarde.

Yo le quitaría un par de adjetivos a esa obra imprescindible que se desarrolla con un lenguaje cinematográfico acartonado, sin grandes recursos y sin expresividad en su fotografía, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados el realizador.

Mientras tanto, las masas piden tratamiento Ludovico para Franco. ¿Que el tráiler nos deja en claro que el director es un aprofóbico que merece que él y su película sean cancelados? No lo creo, y después de todo no es el único privilegiado que hace cine en México. En todo caso, su película debería ser motivo de discusión y no de cancelación sistemática por pensar distinto a lo que manda el nuevo orden de las buenas costumbres.

 

29.10.20

Luis Backer


@backersluis
Vigemonónico flâneur que escribe que escribe, sin comillas. M.A. en Literatura Comparada. A la realidad le gustan las simetrías, la ficción no tiene reglas. Para mayores informes: http://lavacamulticolorby.blogspot.com....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*