siguenos
La explotación de lo exótico: Venus Negra

Por Marco Aurelio Del Mezcal

El mundo está claustrofóbicamente codificado…

por el despótico poder de la mercancía.


Luego de dos años de haberse estrenado en todo el mundo, el cuarto largometraje del realizador tunecino, Abdellatif Kechiche, que explora las rarezas vistas desde la ignorancia y la mirada vacía a la otredad, llega a las salas de la Ciudad de México y Área Metropolitana, así como a algunas ciudades y complejos cinematográficos de provincia, gracias a la distribución de la Cineteca Nacional. La pieza es Venus negra (2010).

Francia y Bélgica coproducen este filme hablado en tres idiomas distintos, para el que se conjunta también un reparto internacional con la no-actriz cubana Yahima Torres en el papel protagónico, quien interpreta a la esteatopígica Saartjie Baartman, mejor conocida como la Venus Hotentote, mujer del África austral perteneciente a la tribu Khoi. Esta mujer vivió cierta celebridad en la Europa de principios del siglo XIX, gracias a que era prácticamente un fenómeno de feria, y moriría de una complicación sifilítica para después ser comprada –su cadáver– por el célebre anatomista Georges Cuvier.


Venus Negra es una película con una bella y mesurada manufactura para ser un filme de época. El diseño de producción cumple de forma eficiente al llevarnos a través de un recorrido visual por los caminos de la moda e interiores –con ciertas libertades tomadas por el director de arte– de la Europa en plena revolución industrial.

En este periodo histórico nos encontramos ya con una cierta aversión a la práctica de la esclavitud, sin embargo estamos también en el punto exacto donde “el producto” y el consumo empezaron a ser los medios y los fines para la enajenación y perdición de una morbosa sociedad, ávida de nuevas diversiones y de nuevos placeres.

El filme de Abdellatif Kechiche es un fiel documentador de dicha situación. A través del sufrimiento de Saartjie Baartman y los maltratos de los que es objeto, vamos dando cuenta del momento en el que todo comenzaba a ser un simple producto mercantil, incluyendo la vida humana –cuyo punto climático, como mercancía, se da en la actualidad–, al mismo tiempo que vamos perdiendo la dirección que pudiera darle una interpretación sobre racismo a la cinta, para constatar que se trata, más que de discriminación, de un atentado contra la dignidad de una mujer y la manera en que se le otorga un carácter de compra/venta, y por lo tanto de no más que de un objeto curioso.

En Venus Negra se transita un pasaje donde los conceptos de libertad y humanidad son cuestionados; donde la descomposición del colonialismo se ve reflejada en una fotografía mohosa y turbia; donde todo lo distinto es exótico y por tanto no digno de comprensión; donde padecemos, por más de dos horas y media, como impotentes miembros presentes del espectáculo, las vejaciones contra una pobre venus paleolítica atrapada en los 1800.


Con una puesta en escena que todo el tiempo nos echa en cara los vicios y los descuidos en que va desfilando la protagonista (por cierto muy bien encarnada por una Yahima Torres puesta al límite), con todo y su hipertrofia genital, Venus Negra representa narrativamente la explotación de la imagen y del cuerpo a todo lo que da para los más perversos fines.

El filme es plásticamente efectivo. El montaje está bastante bien pensado y llevado a cabo por cuatro editores, lo que nos habla de la elaborada producción de Venus Negra. La fina dirección de Kechiche, ayudada por un gran ritmo cinematográfico, nos mantiene cerca de los rostros, de las expresiones. Los planos deliberadamente cerrados y con un movimiento provocado por la cámara en mano, nos pone en el lugar mismo de la historia, como si estuviésemos mirando una biopic semi-documental. Sin más, se trata de un interesante cuento que vale la pena ver para experimentar lo que ahí se propone.

14.08.2012

Marco Aurelio Del Mezcal


@MDelMezcal
Crononauta perdido en el siglo XXI. Es crítico de cine y en su tiempo libre aprovecha una beca de la Universidad de Tokio para su proyecto de música y física cuántica. Algún día terminará su investigación postdoctoral sob....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*