siguenos
When you're strange
por Daniel Valdez Puertos
 

 

A dos años de su lanzamiento, sale de gira por las salas mexicanas When you’re strange (DiCillo, 09), documental sobre una de las más ácidas bandas del rock sesentero, y por tanto eternas, que todo rocanrollero de la vieja guardia almacena en su rockola personal con más de un track, sin lugar a dudas.


Para la otoñal fanaticada e idólatras empedernidos del rey lagartino, When you’re strange ofrece un agradable espectáculo de imágenes y música, y ya. Se acabó. En otro extremo, para los exégetas y público refinado cuenta la misma sobada historia que todos vimos con The Doors (Stone, 91) sólo que con material de archivo (ni una curiosidad inédita, como se rumora). Quisiera ser conciso y adelantar de una buena vez que en esta nueva biografía de Los doors no hay nada nuevo, absolutamente nada.

Y quisiera puntualizar también que esta legendaria banda no se acaban con la muerte de Jim Morrison; sacaron otros dos álbumes, Other voices y Full Circle, de una extraordinaria propuesta musical, gemas de la fusión psicodélica entre blues, jazz y ritmos de todos los tamaños y colores. Que la maravilla de esta banda se debía en sumo grado a la elevada maestría de Manzarek en los teclados, a la mística guitarra de Krieger, a los redobles excepcionales de Densmore. Que Morrison, el reptiliano, traía siempre dentro de sus pantalones un cabaret bien armado, pero eso fue el elemento que dio vuelo escandaloso, fama y locura, a la banda, más no el talento.

 

 

Los verdaderos conflictos del mundo se ven reflejados en el rock como un fantasma, apenas son perceptibles, no se expresan más que como metáfora. El género documental tiene la posibilidad de hacer frente a la realidad en un grado más objetivo y crítico. Este trabajo de corte televisivo carece de ello, su confección es de puro montaje. Una exhibición más.

Imagino un buen documental sobre una banda de rock tan importante como lo es The Doors, y creo que a estas alturas, debería ir ya por el camino de la desmitificación, alejado del culto del rockstar y más cercano al artista como ente creador universal. Aquello que nos apela de manera directa, porque al final, todos tenemos un Mr. Mojo Risin dentro dispuesto a hacer las mismas cabriolas y dengues frente a un público enardecido.

 



Daniel Valdez Puertos


@Tuittiritero

Textoservidor. Lic. en Técnicas de la alusión con especialidad en Historia de lo no verídico. UNAM generación XY. Editor en Jefe y cofundador de la revista F.I.L.M.E. Fabricante de words, Times New Roman, 12 puntos. Es....ver perfil

Comentarios:
02.01.12
nestor dice:
Talvez el término adecuado sería eiségesis, pues tu postura es más subjetiva que objetiva, al segregar a tus lectores, entre fanáticos idólatras y público refinado.
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*