siguenos
Había una vez en Anatolia: dos acercamientos

Presentamos dos breves pero formidables puntos de vista del filme turco Había una vez en Anatolia (Bir Zamanlar Anadoluda, 2011), del cineasta Nuri Bilge Ceylan, quien desde finales de los años noventa viene construyendo una filmografía bastante sólida. Aquí las aproximaciones.


El expresivo.

por Roger Koza

La sexta película del realizador turco (y extraordinario fotógrafo), Nuri Bilge Ceylan, tiene un inicio formidable. Después de dos planos iniciales que transcurren en un "bar", podemos ver unos autos en una zona montañosa. Es el atardecer. Allí van policías, sospechosos, testigos, un procurador, un médico y dos excavadores. Están buscando un cadáver y deben reconocer previamente el lugar donde fue enterrado. Sopla el viento, llueve y después de una búsqueda infructuosa, al llegar a una aldea, la luz se cortará por la tormenta. Los relámpagos iluminan la oscuridad mientras el médico y el procurador conversan sobre el caso de una mujer muerta, la pertinencia científica de las autopsias, la naturaleza de la mujer y el suicidio como una forma de castigo a los otros.

Ceylan trabaja en dos líneas: por un lado el suspenso de saber si se encontrará o no el cadáver, por otro una suerte de meditación sobre la soledad de los hombres y sus deseos incumplidos. En algún momento un policía le dice al médico: “Si no tuviera familia y fuera más joven, tomaría mi mochila y me iría de viaje”. La formulación de ese deseo casi adolescente reverberará sobre las acciones que siguen. El final resulta un encuentro indirecto con lo ominoso, con la irrupción de lo siniestro. En un fuera de campo soberbio, el médico forense y su colega de la morgue practican la autopsia requerida. No se ve, se escucha, y entre el sonido de un cuerpo desmembrado Ceylan le impone al protagonista volver a pensar sobre su deseo. Por la ventana verá a unos niños jugando al fútbol. La vida está en otra parte.

Publicado originalmente en ojosabiertos.otroscines.com


El conceptual.

por Alejandro Moreno-Novelo

Nuri Bilge Ceylan simplifica su tramar dramático para fortalecer la demostración/admiración de las pulsiones viriles y no menos humanas de sus personajes.

Un filme de cepa, con parentela entre filmes clásicos estadounidenses de hombres en la corte y thrillers de búsqueda de evidencias y víctimas, pero con un viro extra-singular que sirve para examinar lo que existe al interior de los estereotipos, lo que hay dentro de los personajes regulares de este género de filmes: el jefe de policía y su compinche, el fiscal, el doctor, el asesino.

Ceylan se despoja del interés por las causas y conviene en las consecuencias. Desde los relatos más simples que vienen a la mente en momentos de enervación y somnolencia, hasta el descubrimiento del velo en los ojos propios, ya empapado de temor; desde el deseo popular de dignidad mortuoria, a la iluminación a través de la sencilla belleza femenina; desde la prognosis climática hasta la comprensión de nuestro simple estado de seres efímeros; desde el cristal que protege el interior del hombre, tan turbio como claro, hasta aquello que permite ver hacia lo que nos queda de inocentes.


06.03.13

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*