siguenos
GIFF: selección oficial ópera prima México

Un fantasma recorre los callejones de Guanajuato y se ensaña con el asterisco. Bienvenido él y esta su revisión maldita de lo que podría ser ya un género en sí mismo en nuestro país, la ópera prima enfestivaleada.


por Opiano Marciano


Con el bienhechor propósito de dar difusión a las noveles propuestas de cineastas emergentes que ha caracterizado al Festival Internacional de Cine de Guanajuato, otrora Expresión en Corto, ahora identificado como GIFF por sus siglas en ingles, mira hacia las óperas primas, generando una selección exclusiva y chingona. Es la ópera prima, ese crucial proyecto donde el realizador compite en las grandes ligas en ena especie de novillada, punto decisivo de su suerte creadora.

Para este año, la Selección Oficial Ópera Prima Mexicana cuenta con seis filmes, del norte y centro de la República, todos muy desiguales en su tratamiento, no obstante, ninguno deja de proponer una visión particular sobre el lenguaje cinematográfico y que por ello nos habla de la singular generalidad de influencias que los estudiantes mexicanos de cine adoptan. Y bueno, déjeme comentarle que yo soy nuevo en esta revista, donde me dicen que no procuran las estrellitas como algunos críticos viejitos y wanna-abarca-todo hacen, pero por esta vez me dieron el privilegio (ches fruncidos) de hacerlo con asteriscos (donde cinco son lo mejor). Tonz ahí les va:


Más amaneceres de Jorge Y. Leyva Robles

En una raquítica rinconada de la costa mexicana del norte dos amiguitos, una niña en su preadolescencia (tsssss) y un niño con una supraconciencia de sus circunstancias, tendrán que enfrentar una serie de, sí, eventos desafortunados… como de esos que tanto asolan la vida en nuestro país. Fuertísima, terrible, cruda, pero muy estilizada en su gran angular fotográfico y buena dirección actoral. Chingona. Neorrealismo mexicano. Buen trabajo de Leyva Robles, proveniente de Hermosillo(¡!), pa que vean que no todo está en Monterror, Guanatos y el Detritus Federal. Le doy: ***


Somos Mari Pepa de Samuel Isamu Kishi Leopo

Pues está chido que existan filmes para la banda mexican-teenager, retratar las inquietudes y los deslices en la edad de la punzada. Todos alguna vez transitamos por ese dichoso estado de ensimismamiento de querer coger con una morra y tocar en una banda, pero… vaya, cuando ya uno es más grandecito voltea hacia atrás y hay que aceptar que las cosas no se dieron como uno hubiera querido. Eso no se supera en este filme, que empezó por ser cortometraje, y por esa negación, justamente de querer prolongarlo a punta de planos antipáticos, desangelados de una sensibilidad visual, y convertirlo en laaaaaaaaargometraje. Kishi Leopo, su director, proveniente de las deliciosas tierras tapatías, manifiesta las ganas de hacer algo distinto, pero, vamos viejo, hay que darle a las generaciones un hálito nuevo, más crítico, menos regodeante en su patética insolación; una lectura, digamos, más allá de lo micro, más acá de lo macro ¿me explico? Le doy:


Potosí de Alfredo Castruita

Sobrecogedoramente terrenal y, al chile, desoladora, carraspeante y polvosa, da una acentuación en la textura de esas caras de nuestro bello y neofolclórico México actual, como lo observa David Toscana en la literatura y, desde luego, Amat Escalante en el cine. Castruita, director juarense, con Potosí es ya un director, no cabe duda. ****


No hay nadie allá afuera de Haroldo Fajardo

Opus que se hermana en gran medida con el filme de Samuel Isamu (Somos Mari Pepa) en cuestiones argumentales, pero éste francamente menor. Destaca la sensibilidad fotográfica en blanco y negro pero, vaya, sigue siendo cine de chavitos de Guadalajara queriendo hacer música con su ramplona ansiedad pequeñoburguesa. Le doy:*

>

Inercia de Isabel Muñoz Cota Callejas

El CCC se destaca por enseñar a sus alumnos a fabricar buenos dramas, construir situaciones límite. Está bien, está bonito, sutil, elegante en el marco de esta muestra. Pero no cabe duda que tiene la machacona impronta de una escuela que se ha caracterizado por hacer un tipo de cine "a modo". Por favor, CCC, enséñesle menos teatro y más cine. Calificación: **¼.


Dios nunca muere de Santiago Esteban Mohar Volko

Y bueno, pues siempre pasa que en un festival uno quisiera tener el don de la ubicuidad, y resulta que justo esta ópera prima no la he podido casar, pero tendré como tarea verla, pero sé que es de un realizador del DF y creo, me dicen, trata sobre un romántico parricidio. Típico.


23.07.13

Opiano Marciano Materllo


Me expulsaron por convención, no por convicción. Yo hubiera querido ser de otra manera, pero así me tocó. Estudié el sentido de esta experiencia y me gradué en el Centro de Diseño de Reflexiones Teleológicas. Hago cine a escondidas, cuando los demás terminan de filmar, yo tiro pietaje usado, se ve más chido y....ver perfil
Comentarios:
24.07.13
arturo dice:
Creo que también deberías auto expulsarte de la crítica, no eres para nada objetivo y muestras una clara y proverbial impreparación para ello.
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*