siguenos
Charla con Bernardo Arellano

La semana pasada se estrenó en circuitos culturales la película Entre la noche y el día del realizador mexicano Bernardo Arellano. Con respecto a su manera de dirigir, tuvimos la oportuindad de platicar con él y esto fue lo que nos relató.

por Jorge Luis Tercero Alvizo


Sobre tu película

Es una película que te confronta moralmente. Porque por más que alguien diga que nunca ha cometido discriminación, es difícil de creer. La discriminación es parte de la naturaleza humana. En esta película uno se puede situar tanto desde la óptica de Francisco, como desde la de sus opresores: éstas dos facetas que habitan dentro de todos nosotros.


Tu experiencia más reveladora de este proyecto

Esto es un poco largo de narrar, porque tiene que ver con lo que estábamos buscando al hacer el filme. Se nos reveló justo en esa fase de la película cuando salimos a rodar en la naturaleza. De alguna manera yo quería una señal de la naturaleza, o algo que nos dijera que estábamos haciendo lo correcto. Entonces en la secuencia donde se meten a bañar en el riachuelo los actores, Francisco y Modesto, Francisco tenía mucho frío y no quería hacer la escena, no quería meterse al agua. El día estaba muy nublado y lluvioso, cuando de pronto se comenzó a abrir el cielo y surgieron unos rayos de luz que cayeron directo sobre los dos actores. De hecho eso se ve en la toma. En ese momento Modesto le dice a Francisco: “Mira, ya salió el sol. Vamos a bañarnos, ahorita se te quita el frío.” Para mí, en ese momento se estaba cumpliendo esa especie de señal. Siempre he creído que el cine está rodeado de mística y justo yo sentí que allí, en ese momento, se estaba resolviendo la película y que toda la búsqueda estaba teniendo un sentido. Esa ontología natural del lugar se estaba haciendo presente ahí. Se estaba completando en este clímax, la idea de la película.


La última parte de Entre la Noche y el Día fue filmada en el mismo lugar que tu corto Dos Días. Asimismo, en ambas piezas aparece este personaje Modesto Velásquez. ¿Existe alguna otra relación, además del personaje y lo geográfico, en esto?

Yo diría que no existe una relación como tal. Son trabajos separados, totalmente. Lo que sí hice fue que con el corto Dos Días descubrí a Modesto. Allí se me reveló como esa fuerza que tenía que representar en Entre la Noche y el Día, que es la fuerza de la naturaleza.


¿Persigues alguna idea, concepto, que intentes desarrollar a lo largo de tus películas?

Sí. Para mí la naturaleza siempre juega como un papel crucial, muy ontológico. Para mí, es el lugar de donde sale todo y a donde regresa todo. En el segundo largometraje, El comienzo del tiempo, que estoy terminando, no aparece tan presente esta idea porque allí todo se desarrolla en una urbe. Sin embargo este aspecto de lo natural es algo que siempre me ha interesado y que voy a seguir trabajando. En mi tercer proyecto, La noche de Franco, aún en espera, volveré con ese tema de la naturaleza.


Influencias o deudas estéticas

En cuanto a cine me gustan muchos directores y digamos... Me siento cercano a cosas que han planteado realizadores como Werner Herzog, Robert Bresson, Pier Paolo Passolini, entre otros. Estos tres han sido directores que han sabido trabajar con no-actores. Probablemente estos autores, desde mi punto de vista, sean los mejores directores de no-actores que ha habido. E incluso de mezclas creativas, porque han sabido hacer coexistir a los actores profesionales con no-actores. No me interesa una línea purista dentro del cine, pienso que el cine tiene que transformarse y cambiar. Y me parece que la intervención de los no-actores llegará a constituir un cambio relevante. Seguro vendrán cosas todavía un poco más arriesgadas. Es por ello que estos tres directores me interesan mucho.


Qué nos dices sobre esta mixtura tan disonante e interesante que logras, entre los no-actores y los actores, en tu película.

Desde mi primer trabajo he usado esta metodología. Prácticamente en todos mis trabajos, salvo por mis dos documentales, he recurrido a esta dinámica. Y me siento muy cómodo trabajando así. De pronto hay cosas que surgen en el entrecruce de estos formas de actuación. Ambos recursos me gustan y creo que seguiré trabajando así.


Nuevos proyectos.

Estamos terminando El comienzo del tiempo. Esperemos que ya esté lista para el mes de septiembre. Y también empezar con La noche de Franco, que esperemos se pueda iniciar el rodaje en este mismo año.


Qué buscabas generar al comenzar a filmar Entre la Noche y el Día y, posteriormente, qué es lo que sientes haber obtenido.

Bueno, es mucho trabajo hacer una película y el cine pues es una labor cien por ciento colectiva. Digamos que el reto es poder organizar todas las piezas correctamente y que todo cumpla su función. En este caso caminó muy bien la producción y el crew que participó en esta película lo hizo muy bien. Por ejemplo lo aportado por la directora de arte, Carolina Espinosa, que ya ha trabajado bastante conmigo; también por Víctor Navarro, que es la segunda película en la que trabaja sonido conmigo; por Damián Aguilar, pues es un fotógrafo que ha trabajado conmigo desde que estábamos en la escuela de cine. Fue un crew que ha evolucionado conmigo, que nos hemos ido reuniendo poco a poco. Que logró dar un buen trabajo en esta película y esperemos que se mantenga.

Yo estoy contento con lo que han logrado en sus respectivas áreas, en el desarrollo de esta película. Es algo que hay que aplaudirlo. Fue muy padre que tanto a actores como al equipo nos llegó mucho el tema. Nos volvió más sensibles y esto propició que todo fuera muy ameno y que hubiera cariño a la hora del trabajo. La película en sí representó escenas complicadas, sobre todo para los actores porque, en ocasiones, se simulaba maltratar mucho a Francisco y era complicado porque de pronto para él era difícil separar esas líneas; separar la ficción de la realidad, esas líneas emocionales que a veces un no-actor no tiene. Hubo momentos tensos, claro; los actores tampoco están acostumbrados a trabajar con un no-actor, entonces a la hora de enfrentarlos, reaccionan de diferentes maneras; interesantes a veces. Eso me gusta mucho, esas reacciones de los actores frente a los no-actores, es algo que quiero seguir explorando.


26.01.13

Jorge Luis Tercero Alvizo


@GiorgioDammit
En ocasiones simplemente Giorgio o George, es un sirviente de la palabra (online) que escribe sobre variadas cosas y temas, aunque a veces nada tiene sentido y todo se condensa en un insensato diálogo interno. En el centro....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*