siguenos
El Circo de Chaplin

por Julio César Durán
@Jools_Duran

En el filme de 1928, un Vagabundo –con mayúscula por supuesto–, sencillo y entrañablemente incorrecto protagonista, aparece como siempre de la nada para imprimir, a partir de su juego, una serie de aventuras y desventuras, tanto como vida, al gris panorama de un circo en decadencia. Aquel acto lúdico, es el mismo que ocurrió 14 años antes, cuando Charles Spencer Chaplin le ofreció al mundo su más famosa y celebrada creación: Charlot, un personaje que entrará al gran espectáculo para cambiar de una forma hilarantemente accidentada, todo lo que toca. Bienvenidos a The Circus.

El universo circense es el gran espectáculo por excelencia (o lo era hasta la segunda mitad del siglo XX), es magia y es arte, es fuerza y es un entretenimiento que el genio británico revisará en El Circo (Chaplin, 1928) a través de las andanzas de su siempre presente Vagabundo, quien llegará por accidente a la carpa principal huyendo de la ley, para mover los resortes de risa de una ya aburrida audiencia. De esa manera la comedia innata surge del mismo personaje principal sin ningún propósito, y después de algunos traspiés llegará a ser el acto principal del circo, sin que el mismo protagonista de cuenta de ello.

El espectáculo que en un momento tiene gradas vacías se ve lleno de carcajadas gracias no a algún acto preparado por el Vagabundo –quien se ve forzado, en principio, a participar con los pésimos payasos del lugar–, sino a la propia personalidad que posee: juguetona, despistada, pero sobre todo provocadora, pues es el personaje de Chaplin quien va a producir todos los conflictos de la película, a fuerza de alborotar no sólo al dueño del circo o de establecer amistad con la bella coprotagonista, sino también como un catalizador de la comedia –por supuesto a través de los gags de los que es parte y que claro está, funcionan como un motor de la narración–.

Así el Vagabundo que se convierte en la estrella es gracioso no porque intente serlo, más bien lo es porque en sí mismo es un elemento transgresor ¿De qué? De un momento y de un lugar algo hostiles, rígidos, con reglas que necesitan ser echadas abajo y es que el mismo Chaplin, con sus divertidas peripecias, demuestra que son necesarias nuevas reglas para el mundo que se representa en el filme. Las sonrisas y las bromas físicas de las que nuestro protagonista es artífice van a ser lo que dote de un aura magníficamente hilarante al show y a sus artistas.

Gracias a la belleza de la cinta, esta obra va a otorgarle a Charles Chaplin un premio honorario en la ceremonia de los Óscares por sus méritos como actor, director, guionista y productor (galardones a los que en principio se le nominó por separado). No es de extrañarnos pues, que se le considere una de las obras maestras del cineasta y un punto de partida para toda forma de humor y comedia posteriores.

La gran despedida final de El Circo es un adiós que el genio de Chaplin le expresa al cine silente –que se encontraba ya en la antesala de la muerte–. La caravana circense que lo abandona refleja perfectamente las intenciones que la industria hollywodense tenía para con el séptimo arte y que corre tras un sueño de habla y música en la pantalla grande. La tremenda plasticidad del plano final de la película, en el que el protagonista decide quedarse solo en medio de la nada, es la misma decisión del cineasta de quedarse en el pie del cañón y continuar con una forma de hacer cine en la que el lenguaje corporal y por supuesto el lenguaje visual y de montaje prevalecían sobre el diálogo. Chaplin se valdrá de esta película sí para poner su ojo en un espectáculo que él conocía a la perfección, pero más importante aún: para mirarse a sí mismo y hacer un ejercicio cinematográfico en el que la propia aventura del encantador Vagabundo es una suerte de espejo de la también aventura y desventura de este realizador que prácticamente dio forma a la comedia fílmica.

10.01.12



Julio César Durán


@Jools_Duran
Filósofo, esteta, investigador e intento de cineasta. Después de estudiar filosofía y cine, y vagar de manera "ilegal" por el mundo, decide regresar a México-Tenochtitlan (su ciudad natal), para ofrecer sus servicios en las....ver perfil
Comentarios:
10.01.12
Enrico dice:
guau, la voy a ver ahora mismo. Buena nota!
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*