siguenos
El cine y el YouTube: el UCM

por Diana Guadalupe Mendoza López

 

El Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) ha transformado la forma en que las personas ven a los superhéroes. El impacto de Marvel en la sociedad contemporánea no se reduce sólo al ámbito del séptimo arte; sino que ha logrado penetrar en diversos “universos” de la vida cotidiana a través de series, juguetes, videojuegos, cómics y, más recientemente, videos creados por los mismos fans que se difunden en plataformas como YouTube.  Es por ello que considero al UCM como el ejemplo perfecto para ser relacionado con la cultura transmedia; por las diversas adaptaciones que ha logrado establecer dentro de la cultura hoy en día. El factor del “espectador activo” es innegable dentro de lo transmedia, al igual que dentro del controversial concepto de “Cine de culto”. Si bien este último puede generar confusión, más adelante se verá estrechamente relacionado con los fines de este trabajo.  

 

Un paso hacia lo transmedia

En la actualidad es muy común ver que una película exitosa termina siendo reproducida de diferentes formas como vasos, videojuegos, novelas, series, juguetes, ropa, accesorios, sólo por mencionar algunas. Los avances tecnológicos, no sólo en la industria del cine, han permitido la creación de diversos universos que brindan la posibilidad de darle continuidad a una misma historia eje.

La cultura transmedia ha impactado en la manera en que disfrutamos de muchos contenidos hoy en día y al ir creciendo a la par, dicha cultura y nosotros mismos,  cada vez estamos más habituados a ver gran cantidad de productos derivados de una película.

Con el fin de evitar confusiones respecto a este término y para tener presente a lo largo del texto una misma definición, propongo el de las narrativas transmedia, ideado por Henry Jenkins en 2003.

“Las narrativas transmedia son una particular forma narrativa que se expande a través de diferentes sistemas de significación (verbal, icónico, audiovisual, interactivo, etc.) y medios (cine, cómic, televisión, teatro, videojuegos, etc.)”. (Scolari, 2013, p. 24).

A pesar de lo anterior, y con la finalidad de aclarar aún más este término, debe mencionarse que las narrativas transmedia no son simplemente una adaptación de un lenguaje a otro, pues el ejemplo más claro visto desde Marvel es que la historia que cuenta alguna de sus películas no es la misma que se plantea en sus cómics.

Lo transmedia busca ir más allá, “de esta manera el relato se expande, aparecen nuevos personajes o situaciones que traspasan las fronteras del universo de ficción”. (Scolari, 2013, p. 25).  Es justo en este punto donde se puede hablar de las diferentes maneras en que los relatos de Marvel han pasado a otras plataformas, como YouTube, donde se crean historias o finales alternativos que, aunque no afectan para nada el UCM, sí tienen un impacto en los fanáticos de estas películas.

 

Generadores de culto

Me gustaría ejemplificar el impacto antes mencionado con un canal de YouTube llamado How It Should Have Ended (HISHE en su versión en inglés) creado por fans quienes a través de videos, que suelen durar entre los 5 y 12 minutos, muestran finales alternativos a muchas películas; entre ellas las pertenecientes al Universo Cinematográfico de Marvel. Dicho canal cuenta con 8,846,348 suscriptores y cada uno de sus videos tiene alrededor de 4 y 8 millones de reproducciones.

How it should have ended? (HISHE) comienza en el año de 2005 con Daniel Baxter, el actual director del canal, y Tommy Watson. Después de haber realizado su primer corto animado llamado How Matrix Revolutions Should Have Ended Tina Alexander, quien antes de esto ya había colaborado con Baxter en la realización de algunas animaciones, decidió sumarse al equipo y colaborar en lo posible para entregar videos de gran calidad y frescura que atraparan a su público.

Estos finales alternativos por parte de HISHE no terminan ahí, pues los resultados que han ofrecido han gustado tanto entre los fans de las películas de Marvel que en Latinoamérica también han generado un impacto muy positivo.

Esto se puede ver reflejado en la creación del canal de HISHE en español, Como debería haber terminado, en el cual otros fanáticos retoman los mismos productos audiovisuales hechos por Baxter y compañía pero los doblan al español, ya sea con las voces de los mismos colaboradores del canal o de fans que logran hacer participaciones en dichos videos mediante audiciones.

En este caso Marvel, como compañía cinematográfica, no tiene ninguna intervención en la creación de los videos de HISHE y sería un error por parte de la compañía intervenir para evitar que los fans realizaran este tipo de actividades ya que sólo estaría exterminando su propio universo que tanto le ha costado forjar.

Por lo anterior considero adecuado emplear en este escrito el término de “Cine de culto” y antes de causar polémica por el uso del mismo daré mis razones de por qué lo considero adecuado. El cine de culto “hace referencia a una película que ha alcanzado una suerte de culto popular, ya sea por lo novedosa o transgresora que pudo haber sido en su época o porque ha sido reconocida como tal con el paso del tiempo”. (De la cruz, 2016).

Si bien las películas de Marvel no han manejado hasta el momento temas muy controversiales o transgresores, sí han logrado alcanzar gran reconocimiento entre miles de personas que ahora hacen desde convenciones hasta concursos referentes a sus diversas entregas cinematográficas.

Uno de los ejemplos más claros de este “culto” que se ha ido desarrollando con el paso de los años por las películas de Marvel es el que realizaron los fans con el actual estreno de Avengers: Endgame, donde cientos de ellos llegaron a las funciones de media noche vestidos de sus personajes favoritos de estas cintas.

Si bien el cine de culto se caracteriza por ser disruptivo, de bajo presupuesto y exhibido fuera de los estándares de la industria del cine; algunas personas consideran que no existe un género específico que pueda ser catalogado dentro de dicho concepto.

“No es el género lo que define el que una película se convierta en culto, sino más bien es un hecho circunstancial centrado básicamente en la reacción del público”. (Savdie, 2014)..

 

 

Los espectadores como punto de unión

 “El espectador, contracampo de la imagen cinematográfica, ha evolucionado en paralelo al desarrollo de los medios de representación. […], dejando atrás al espectador “clásico”, destinado a la pura recepción, […] surge la inclinación actual hacia un espectador que pocas características conserva de este término”. (Pérez, 2009, p. 21).

El impacto de las nuevas tecnologías y plataformas le ha dado un lugar más importante al público dentro del mundo del cine, pues éste ya no se queda con lo que ve en la pantalla grande, sino que lo lleva a un nivel más alto donde él pueda colaborar y sentirse parte del proyecto de su interés, como se ve en este caso de HISHE con Marvel.

“Hoy, de la mano de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, […]  podría afirmarse que el aparato de la producción transforma a los consumidores en productores, convirtiendo, por extensión, a lectores y espectadores en colaboradores”.  (Pérez, 2009, p. 23).

Como se puede notar, los contenidos originales de Marvel son alterados cada vez que los productores de How It Should Have Ended suben a YouTube un nuevo video, sin embargo el resultado no es negativo sino todo lo contrario, debido a que la misma comunidad de fans del Universo Cinematográfico de Marvel han aceptado y reconocido estos videos.

De igual forma, no se debe perder de vista que la creación de estas pequeñas piezas audiovisuales no está en manos de cualquier persona, sino que son fans de la misma comunidad que cuentan con ciertas habilidades tecnológicas que les permiten hacer desde cero una caricaturización y animación de los personajes reales que Marvel maneja en sus entregas fílmicas y también un proceso de doblaje y traducción en el caso de HISHE en español.

Finalmente, debe recalcarse que esta evolución del espectador frente al cine no habría sido posible en cierta medida si la cultura transmedia no hubiera inundado al séptimo arte en la actualidad. Desde mi perspectiva, lo transmedia no debilita ni perjudica a las películas de Marvel, al contrario, les ha permitido llegar a públicos más amplios o de llegar al mismo público pero en diferentes plataformas; lo cual, hasta cierto punto, beneficia a la mega industria del cine.

Debe existir una respuesta positiva por parte de los seguidores de Marvel o de cualquier otra franquicia de cine para que el proceso transmedia pueda tener el éxito adecuado, pues si los fanáticos no están interesados en crear sus propias historias para extender el universo de su filme favorito nada de esto tendría sentido. Con eso queda comprobado que el culto no sabe de géneros, sino de sentimientos y emociones.

 

04.07.19

 

Referencias

 

Canal How It Should Have Ended (HISHE) en Youtube

https://www.youtube.com/user/HISHEdotcom/about

Mr. FILME


@FilmeMagazine
La letra encarnada de la esencia de F.I.L.M.E., y en ocasiones, el capataz del consejo editorial.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*